30 September 2012

¿Cuál es tu mission statement? Porque yo lo valgo


Un mission statement es algo que por aquí se conoce poco, pero en otros lugares (e.g., USA) es la norma y no la excepción. Es algo así como la misión, la meta, la razón de ser de una organización (de cualquier tipo), reflejada por escrito. Por ejemplo, recuerdo que para un instituto que conocí bien, era la siguiente:

"Promover entre los estudiantes el deseo de aprender, y enseñarles las habilidades necesarias para que funcionen de manera competente en una sociedad global cada vez más compleja."

Por estas tierras esto puede sonar un poco chorras, pero eso suele ocurrir porque los que escriben el mission statement se lo toman a cachondeo, porque se hace sin pensar demasiado, porque no tienen ninguno o directamente porque no creen en él. Pero el mero hecho de sentarse a pensar y que unas cuantas personas se pongan de acuerdo en lo esencial, en lo común, en lo que debe regir a la organización, es bastante meritorio (y difícil).

Esta misión lo que hace es guiar de alguna manera el camino de una organización, especialmente en la adversidad. Porque esa guía lleva implícita, en el fondo, una visión del mundo y un sistema de valores y prioridades. En el caso anterior podría ser algo así como "nos ha tocado vivir un mundo globalizado, complejo y cambiante, y esto no tiene pintas de cambiar, por lo que la capacidad de aprender constantemente es necesaria para sobrevivir en él y es lo que queremos fomentar en nuestros alumnos".

Este mission statement puede aplicarse también a las personas. De hecho, algunas redes sociales basadas en confiar en completos desconocidos tienen un campo para eso en el perfil. Es una forma de presentarte a los demás, de definirte, de gritar al mundo cuál es tu meta.

Nótese que la mayor parte de la gente es joven (aunque ni tan joven, ni lo son todos), de sociedades desarrolladas y generalmente sin problemas económicos significativos, y bastante tiempo libre. Éstas son sus metas en la vida, tal y como las han expresado en su perfil:
  • Disfrutar cada minuto de mi vida.
  • Escribir algo ingenioso en este campo del formulario.
  • Salir al mundo a descubrirlo y conocer otras personas.
  • Disfrutar de la vida y relajarme.
  • Visitar cada país del mundo y conocer más gente.
  • Vivir, aprender, amar, reír.
  • Conocer gente maravillosa y sobrevivir a base de mi arte (hula hoop).
  • Vivir la vida loca.
  • Explorar Europa, descubrir la vida.
  • Amar a la vida, la música y viajar, viajar, viajar.
  • Descubrir el mundo.
  • Vivir, aprender y reír.
  • Experimentar, descubrir, aprender, disfrutar.
  • Eso. Sea lo que sea.
  • Ninguna meta (suena triste).
  • Ver cosas y lugares, conocer gente, seguir vivo.
  • Descubrir la vida.

Ahora díganme si es que todo el mundo se ha puesto de acuerdo o si todo esto no es fruto también de la educación y "valores" que se han promovido en las últimas décadas. Bien podrían resumirse en el famoso porque yo lo valgo. Que, por cierto, poco tiene que ver con el pervertido Carpe Diem de Horacio. Unido a una infantilización excesiva (no estamos hablando de adolescentes precisamente).

Díganme también si esto no tiene correlación de alguna manera con el descenso en el número de familias y de hijos, con la honestidad y sinceridad en política y negocios, con no apreciar y defender el estado del bienestar que tanto esfuerzo costó obtener a otros ("los muertos de mi felicidad", que cantaba Silvio Rodríguez) y con el abuso de la palabra "derechos" ("privilegios temporales", como los definía George Carlin).

Este porque yo lo valgo que tanto se nos ha vendido resulta también absurdo cuando uno intenta buscar cierto significado a la vida (llámesele felicidad si se quiere). El modelo difundido, y las metas creadas, centradas en el disfrute de yo, mí, me, conmigo, contrastan enormemente con las profundas experiencias que cuenta, por ejemplo, Viktor E. Frankl en su libro "Man's search for meaning". Casualmente lo he terminado de leer a la vez que Scott Berkun, que ha escrito una reseña que aprovecho a citar aquí.
Para el europeo, es una característica de la cultura americana que, una y otra vez, se le ordena a uno que tiene que "ser feliz". Pero la felicidad no puede ser buscada ni perseguida, sino que es un resultado. Uno tiene que tener una razón para "ser feliz". Es una vez encontrada la razón cuando uno es feliz automáticamente. Como vemos, el ser humano no es alguien en busca de la felicidad sino en busca de una razón para ser feliz. 
Esta necesidad de tener una razón es similar a otro fenómeno exclusivamente humano: la risa. Si quieres que alguien se ría tienes que darle una razón (e.g., un chiste). Es imposible provocar auténtica risa diciéndole que se ría. Eso sería lo mismo que impulsar a la gente delante de una cámara a decir "cheese", para luego sorprenderse de que las risas fotografiadas han quedado artificiales y falsas.
Frankl afina más: tanto la felicidad como el éxito sólo surgen como "efecto secundario inesperado de la dedicación de uno a una causa mayor que uno mismo, o como subproducto de entregarse a otra persona".

Hace mucho tiempo que no veo ni escucho metas entre las personas que tengan que ver precisamente con eso de lo que habla Frankl: una causa mayor que uno mismo o entregarse a otra persona, sino todo lo contrario. Por ejemplo, dedicarse a aportar a la ciencia, cuidar a gente en enfermería o participar en la enseñanza primaria, suena hasta ingenuo. Sin embargo, tener una casa unifamiliar y poder enseñársela junto al Mercedes a los demás, aunque sea a costa de ser tiburón de los negocios o vender preferentes a ancianos, es considerado sin embargo una buena meta. Todo esto me recuerda al post de hace años "¿de qué hablamos los jóvenes?".

Por supuesto, podrían argumentarme: eso es falso porque sí hay gente que ha encontrado una causa mayor que uno mismo. A la vista están, si no, las religiones y en la actualidad los nacionalismos. La pregunta es, ¿se trata del resultado de una reflexión profunda y es la dedicación a esa causa real, o es la mera repetición de un mensaje aprendido tan repetido y vacío como el de que "porque yo lo valgo" con el que poner a trabajar a las masas ignorantes hacia el beneficio de unos pocos?

¿Cuál es tu mission statement?

28 September 2012

Y más razones (aún) para marcharse de España


Lifebalance ha dejado como comentario en el post anterior más razones para largarse de este país:

No querer seguir viendo como tu país se hunde de forma dramática en un pozo sin fondo desde la primera línea de playa. 
La otra es perder la esperanza, porque ningún político ofrece la calidad ni la clase que necesitamos más que nunca.
¿Recuerdan las votaciones masivas en contra en el congreso el martes a las siguientes propuestas de UPyD: la limitación y racionalización de los salarios de los políticos, la prohibición de cobrar por llevar el tupper al colegio, y la no discriminación lingüística para los castellanohablantes?

Pues bien, no crean que los partidos políticos siempre votan en contra. Recientemente en el ayuntamiento de Ibiza se ha votado que Colón nació en Ibiza y que va a ser esa la teoría que se difunda. Leído vía la reflexión al respecto de García Amado.

Relacionado, ayer también leí el estupendo post "¿hasta cuándo piensas vivir de la ciencia?" del que me gustó todo; también uno de los comentarios.

El tema de la investigación y la ciencia en este país es algo muy triste. Yo, por circunstancias, soy empleado de banca. Trabajo en un departamento bastante matemático y desde hace unos meses han entrado a trabajar tres compañeros con un perfil muy similar: los tres son doctores en física, los tres dedicaron su doctorado a la investigación, los tres son grandes cerebros y los tres han acabado en un banco. Haciendo el memo. Porque básicamente es lo que hacemos. Esta gente desde luego valía para mucho más, pero tienen ya unos años y no son tontos: se vive muy bien en un banco y muy mal de la ciencia.
Las razones para macharse se van acumulando...

Saludos.

27 September 2012

(Otras) razones para marcharse de España


¿Por qué marcharse de España? Las respuestas parecen sencillas, y más en estos tiempos: hay poco trabajo, la vivienda está prohibitiva, etcétera. Vamos, lo de siempre. Son razones de peso, por supuesto, pero hay más. Aunque que parecen sutiles, pueden ser también muy poderosas. Y todas están relacionadas entre sí. ¿De verdad tenemos que resignarnos?


Mucha gente trata mal a los demás

Sí, sé que no es la mayoría, pero es demasiada gente. Y demasiada gente cuyo trabajo precisamente consiste en estar de cara al público. La fama de malhumorados, gruñones y hostiles que tenemos en algunos países es difícil de entender cuando no se ha salido fuera, pero muy fácil cuando has visto cómo se tratan entre ellos (y te tratan a ti) en otros lugares.

¿De verdad tenemos que resignarnos a que nos traten mal? ¿Por qué?

¿Y que nos traten mal precisamente a quienes pagamos? ¿Cuántos secretarios, bedeles, camareros, comerciantes, fontaneros, profesores... parece que nos estén perdonando la vida? ¿Por qué la gente se cuela sistemáticamente y se atiende al primero que llega? ¿Por qué la gente grita un "hijo de puta", "cabrón" por la ventanilla del coche a la primera de cambio? ¿Por qué el vecino de arriba te tira cosas cuando tiende o pone música hasta las tantas de la mañana? ¿Por qué en cuanto alguien escucha algo con lo que no está de acuerdo te etiqueta (fascista, catalán, viejo, críajo)?

Difícil es exigir respeto a quienes servimos de modelo (hijos, alumnos, compañeros, vecinos) si nosotros no lo hacemos primero. Luego no nos quejemos de lo que hemos creado y seguimos fomentando.


Eres tratado como un estafador/delincuente en potencia

En el trato social en España la presunción de inocencia parece no existir, sino todo lo contrario: es la presunción de culpabilidad la que reina. Hay gente pícara a la que le das un dedo y te toman el brazo, de acuerdo, pero eso... ¿acaso no lo fomentamos nosotros mismos?

  1. Hay que tratar bien a todo el mundo mientras no existen razones para no hacerlo. Si para curarnos en salud tratamos a todos como estafadores y delincuentes, acabaremos teniendo estafadores y delincuentes. Porque, ya que te tratan mal de todas formas, ¿para qué hacer el bien?
  2. Una vez identificado el estafador/caradura de turno, hay que ser totalmente estricto, hacerle pagar sus consecuencias y no hacer como que no ha pasado nada y encima darle palmaditas en la espalda. Porque, si al final ser estafador/caradura sale gratis, ¿por qué no hacer el mal?
El buen funcionamiento de una sociedad se basa en gran medida en el trato, la aceptación y el rechazo social entre sus miembros. Si miramos a los demás como sospechosos en potencia, mal vamos. Si al bueno lo tratamos mal, y al malo bien, peor todavía.


Persiste un claro gregarismo clasista

En España somos muy, muy gregarios. Vamos siempre en grupo. El individuo prácticamente no existe. En otros lugares es frecuente encontrarse a gente sola leyendo en un parque, sola en el cine, o comiendo. Desarrollando inquietudes e intereses personales. Aquí es mucho menos frecuente y siempre vivimos rodeados de "los nuestros". Para todo.

Lo malo del sectarismo (ver también el siguiente punto) es que siguen persistiendo las clases sociales y el trato asociado a cada uno de los grupos.

Esto se ve muy claramente en la universidad. Da igual que tengas un doctorado en Harvard, hayas publicado en Nature y tengas 40 años, que si es eres becario, postdoc, o invitado eventual, seguirás siendo un mierdecilla, y el veinteañero que acaba de sacarse la plaza tras no haber salido de esa universidad en su vida, tendrá despacho propio y será tenido en mucha más consideración. Lo mismo para el bedel o el secretario. El catedrático de turno o el administrador del centro entrará en tu despacho sin llamar y te cambiarán los muebles o reorganizarán el despacho a conveniencia.

¿Es bueno el gregarismo? ¿Hay este tipo de clasismo en otros lugares?

No. En otras partes no es así. En Estados Unidos, el mierdecilla es el que nunca ha salido de su universidad ni se ha movido y enfrentado a muchos retos. No hablemos ya de ser familiar de un profesor. Incluso existe un término despectivo concreto denominado faculty brat (mocoso universitario) que impide (socialmente) que un hijo estudie en la misma universidad donde imparte clases su padre, aunque sea en otra facultad. Chúpate esa.

En otros lugares tampoco existe ese clasismo. Siempre que he trabajado en otras universidades como invitado me han tratado (y no solo a mí sino también a sus trabajadores de allí) con exquisita consideración. Catedráticos con gente que hacía proyectos fin de carrera, contratados, funcionarios, invitados... Y no era raro comer un día con unos y otro con otros, hablando con total naturalidad.


La gente no es sincera ni imparcial

Me hace mucha gracia lo de la sinceridad española. Yo diría que lo que hacemos es hablar sin pensar, ser maleducados, hacernos la pelota mutuamente entre quienes nos conviene, y mostrarnos excesivamente duros y juzgar cuando gozamos de una situación de poder. Esto hace que uno realmente no sepa qué piensan los demás de uno, porque rara vez depende de ti.

Hay infinitas anécdotas, y más en el entorno universitario, pero hay una que me resulta especialmente divertida. Hace años entré a trabajar en un grupo en el que apenas me conocían y tenía que presentar un trabajo importante en junio. Mi jefe dijo que el trabajo estaba muy verde y era bastante mediocre, y que debía trabajarlo mucho más y presentarlo en septiembre, como mínimo. Un día, sería mayo o por ahí, pasé por secretaría para preguntar las fechas de entrega de septiembre y me dijeron que para qué si ya tenía la nota puesta.

¿Cómo? Mi jefe (que formaba parte del tribunal) había rellenado ya el acta (para ahorrarse trabajo, imagino), y además el acta equivocada (junio en vez de septiembre). ¿La calificación? Un 10 - sobresaliente. Para un trabajo que todavía no estaba hecho. Pero claro, yo era de los suyos.

¿En qué quedamos? ¿Mi trabajo era mediocre, malo, bueno o qué? ¿Por qué narices saqué un 10 si no lo había hecho durante toda la carrera?

Precisamente durante la carrera los que pasábamos inadvertidos sacábamos peores notas que los que ya se codeaban con algún grupo de investigación. En prácticas, aunque cumplieras con creces y entregaras a tiempo, había muchas asignaturas en las que te machacaban después de haber programado cosas muy complejas o echado muchísimas horas y hecho cosas que ahora dudo que muchos profesores fueran capaces de hacer. Absolutamente siempre había alguna razón que justificara una nota mediocre para el "cualquiera". Si la pantalla era impactante, no te habías centrado en el algoritmo principal. Si te habías matado a programar, no estaba reflejado en la memoria final. Etcétera. Pero claro, nosotros éramos desconocidos. O sea, de los otros.

Los que por suerte teníamos ojos y cierta autoestima sabíamos evaluarnos a nosotros mismos y pasar bastante de las notas, aunque por supuesto nos sabía fatal y eso limitó nuestro futuro cuando se basaba en el expediente académico. Por desgracia, gente con menos autoestima o menos ojo acabó completamente machacada, y no quiere volver a oir hablar del centro donde estudiamos.

De nuevo, esto no tiene por qué ser así. En otros sitios tu jefe y compañeros son muy críticos con todo el mundo, pero especialmente contigo. Y no por fastidiar, sino para que mejores. Lo bueno es bueno y lo malo es malo, independientemente de quien lo haya hecho. Si no vales, no conseguirás tu tenure (puesto fijo) y ya puedes ser todo lo amigo del jefe que quieras. Aquí, si no eres amigo del jefe para que saque la plaza en el momento adecuado (y te acreditas, y hablas la lengua autonómica) no tienes absolutamente ninguna posibilidad.


Vivimos hacinados y la bicicleta no es considerada un medio de transporte

Parecerá una razón tonta, pero uno no sabe la calidad de vida que conlleva vivir en una ciudad mediana, amplia, con muchas zonas verdes, y desplazarse en bicicleta. ¿De verdad alguien cree que en los países más avanzados la gente se mueve en bicicleta porque es tonta? ¿Qué si quieres trabajar en un lugar decente tienes que moverte obligatoriamente a una ciudad de millones de habitantes y pegarte una hora en un medio de transporte agobiante y desquiciante?

En otros países hay otros modelos, como bloques con menos habitantes y alturas y respeto por el medio. Muévanse por otras ciudades de tamaño medio de Europa o USA y vean cómo se ha respetado el verde (árboles originales, riberas de ríos, etc...). Aquí sólo hay verde en los parques artificiales. Todo lo demás es hormigón. Palo Alto, Menlo Park, incluso San Francisco, son lugares pequeños.

En otros países la gente mete la bici en el ascensor (y la bici cabe perfectamente porque los ascensores están acondicionados para bicicletas y sillas de ruedas), e incluso se la lleva por los pasillos hasta el despacho de su oficina con toda naturalidad. La gente conduce habituada a respetar a las bicicletas.

¿Cuántos gritos ha recibido usted en España si es usuario de bicicleta? Si va por la acera por no entorpecer el tráfico o por no jugarse la vida, le apercibirán los viandantes aunque no moleste. Si va por la carretera, se juega la vida porque usted no es considerado un vehículo más y muchas de nuestras ciudades están planificadas con grandes avenidas de varios carriles.

¿Carriles bici? Quedan bien en la propaganda electoral y para pasear los domingos por las afueras pero, por desgracia, no pueden llegar a todas partes y los que hay no suelen estar bien planificados para el transporte, sino para el ocio. Si el carril bici tiene un cruce con semáforo cada 20 metros, donde además la gente se para a esperar para cruzar, o si da una vuela de 20 kilómetros rodeando la ciudad ¿de verdad sirve para algo?


Me ha quedado un post un poco largo y difuso. Pero en definitiva, la idea principal que quería expresar es que hay otras muchas razones aparte de las evidentes (trabajo y hogar) para marcharse fuera de España.

No sentirse constantemente etiquetado ni juzgado, ser valorado en el trabajo por lo que haces y no por quién eres, una ciudad más acogedora, verde y que promociona la bicicleta, pero sobre todo sentirse bien tratado, son razones más que suficientes para largarse de aquí.

Saludos.

26 September 2012

Policía, Twitter y periódicos


Hay un artículo interesante en el Huffington Post acerca de los policías infitrados en la manifestación ante el congreso de ayer. ¿Mi opinión? Me faltan muchos datos, pero tras ver unos cuantos vídeos y leer artículos en medios variados, resulta difícil defender la actuación policial esta vez.

Más preocupante, si cabe, me parecen las declaraciones de José Manuel Sánchez Fornet, secretario general del Sindicato Unificado de la Policía, hechas en Twitter:

  • Alentando a los policías a no cumplir la ley (en el tema de las identificaciones).
  • Justificando a la policía infiltrada entre los manifestantes así: "Cuando se infiltra un policía o un guardia civil en ETA no van diciendo que no se mate. Son uno más."
No es de recibo que, en una democracia y un país serio, estas declaraciones queden impunes.

Por otra parte, ¿han echado un vistazo a la frenética actividad de su cuenta de twitter? Yo me pregunto... ¿cómo justifica su sueldo este señor? Su actividad diaria queda perfectamente registrada y consiste mayoritariamente en dedicarse a escribir constantemente en Twitter desde que se levanta hasta que se acuesta (incluído por supuesto durante su horario laboral) para comentar noticias que ha leído, retwittear comentarios de otros usuarios, entrar en estúpidas polémicas y respuestas. Es decir, este señor abandonó su trabajo y disfruta de las ventajas (y salario pagado por todos) de la liberación sindical para hacer de opinador profesional y entretenerse en chorradas.

Esto sí es una auténtica vergüenza.

No quería finalizar sin añadir dos cosas más respecto al día de ayer.


Ayer todo el congreso en pleno (salvo UPyD) rechazó la propuesta de UPyD para racionalizar y establecer criterios transparentes y sensatos en los salarios de los políticos. Para que se dejen de producir situaciones como que un alcalde o presidente autonómico cobren más (en algunos casos, hasta el doble) que el presidente del gobierno, por ejemplo. UPyD lleva años denunciando estas irregularidades, así como la subida del 30% en los salarios de los políticos que pactaron muchos municipios en plena crisis. Absolutamente todos los partidos están en contra y sus argumentos han ido desde el "más le vale que le pida perdón por insultarnos", "usted es un peligro para la demoracia" hasta el "usted no tiene ni pajolera idea", como se puede ver en este lamentable vídeo.



Exactamente lo mismo ocurrió, también ayer, con la propuesta de UPyD pra que se prohíba cobrar a los niños por llevarse su propia comida. Todos los diputados, excepto los de UPyD votaron en contra.

Respecto a la prensa. Con Madrid cortado, autobuses fletados de toda España e inspeccionados por la policía, manifestantes por todas partes, y un congreso de los Diputados cercado por la policía con miles de efectivos repartidos, ¿saben cuál fue la noticia de portada durante casi todo el día ayer? El adelanto de las elecciones en Cataluña, en titulares grandísimos. En El País incluso había un especial de noticias agrupado bajo "El encaje de Cataluña en España".

Vean cuáles son las portadas de dos periódicos de ámbito nacional y de gran tirada hoy:




Saludos.

21 September 2012

Noticia cachonda


Portada hoy en el Heraldo. No me digan que estos periodistas no son unos cachondos...


La forense y las nuevas tecnologías


En este ácido (pero certero) análisis, dice Fuckowski que la forense del caso Ruth y José bien podría llamarse forense porque consultaba los foros de Internet. Recuerden que ella descartó que los huesos encontrados fueran de niños; y afirmó que ni siquiera eran humanos. Eso impidió acusar de asesinato al padre. Estudios posteriores rechazaron estas conclusiones y demostraron que los huesos eran, efectivamente, de los hijos.

Lean la noticia en El País de lo que apareció en el informe de la forense inicial. La verdad que a "El Mundo Today" se lo ponen a huevo.

“En aquellas muestras en que existían dudas sobre su naturaleza, se realizaron consultas a través de Internet para obtener los datos precisos que permitieran aclarar su origen humano o animal”, señala el informe. Al final del escrito y como Anexo I, figura la relación de consultas realizadas el 11 de octubre. Las cinco webs visitadas fueron: http://aulafacil.comhttp://www.imaios.com/es/http://www.monografias.com/http://www.salud.com/ y http://imrworldwide.com/.
Ya saben que en este país todos tenemos derecho a ejercer la profesión que queramos y como queramos; lo demás es discriminación.

Saludos.

20 September 2012

La cancamusa de los vinos y el estatus


Siempre he afirmado que el tema de los vinos tiene bastante de cancamusa. No los vinos en sí, que tienen su aquel, sino toda la mística que los envuelve. Las degustaciones, las diferencias de "calidad", los "expertos",  pero especialmente cómo un simple zumo de uva fermentado puede transformarse por arte de magia en frutas del bosque, canela, o miel, y en cómo los vinos acaban teniendo cualidades como cuerpo y carácter.

El precio de los vinos es una cuestión más de "estatus" o prestigio que de otra cosa. Algunas veces sí, pero no siempre va relacionado con un sabor que te guste (que es subjetivo, insisto), calidad, o tiempo de elaboración. La manada (en terminología de Punset) lo que hace es seguir las indicaciones y gustos de "los expertos", de manera que si te encanta un vino que vale 1,5€ eres un cutre, y si no disfrutas uno de 40€ eres un rancio o un ignorante. Porque claro... ¿quién va a discutir lo que diga "un experto"? Y es que ahora resulta que hay que "saber de vinos" para disfrutarlos.

¿Recuerdan que algunos vinos de Calatayud (Zaragoza) que aquí son considerados malos o ni siquiera se conocen se los beben los CEOs de Silicon Valley? Qué cosas.

Hoy me topo con esta noticia (ya antigua) curiosa. Un vino gallego estilo "Don Simón" de 1,5€ la botella y usado por estas tierras para cocinar le gustó a un americano de estos que marcan tendencias y tienen toda una industria montada en torno a la cata de vinos. En alguna especie de guía periódica le dio una puntuación excelente, por encima de vinos finolis muchísimo más caros. Para más detalles, léanse la noticia si les interesa el tema.

¿Resultado? El vino se agotó y los establecimientos hicieron el agosto. En Estados Unidos se cuadruplicaron los pedidos, superando a todos los demás vinos de la zona. Algunos listos los revendieron por Internet a precios altísimos. Lo típico. ¿Y qué pasó con la "experta" de la asociación de soumillers local que había tenido el vino en las narices durante años? Dijo que a ese crítico "se la habían metido doblada" (sic) y que le costaba creer que se hubiera puntuado así a un vino "con defectos, con olores turbios".

Yo no sé si el vino estará bueno o malo, si es caro o barato, pero sé que el marketing funciona, que aquí siempre nos ha podido el tema del "prestigio",  el estatus y el aparentar a pesar de que no tenemos un duro, mientras hay muchos americanos completamente forrados que no tienen problema alguno en beber vinos baratos ni, por supuesto, en llevarse la botella de vino o la comida que no han podido terminarse en el restaurante (cosa que generalmente te hacen en el restaurante directamente, porque consideran una pena y un desperdicio que eso acabe en la basura).

También es cierto lo contrario: muchos americanos (especialmente cuanto más dinero tienen) "lo flipan" con cualquier cosa con la que puedan fardar y aflojan la cartera enseguida, pagando un dineral por cosas que realmente no lo valen. Visiten sino un restaurante español o turco en california y pregunten a un español o un turco qué les ha parecido, o siquiera si la comida se parece en algo a la local. Y si el precio les parece apropiado. Y no se sorprendan si en el restaurante español encuentran "kebab" o "burritos" en la carta, o si en las cocinas de cualquier restaurante de cualquier nacionalidad los cocineros son todos mejicanos.

Cancamusa, estatus, apariencias... la cantidad de negocios que se basan en eso.

Saludos.

Adiós, Cataluña (más)


En el post anterior titulado "Adiós, Cataluña" se me olvidó comentar algo importante.

Afortunadamente, quedan algunos reductos de la prensa que todavía se dedican a hacer su trabajo. Uno de ellos es la revista "Café amb llet". Desde hace unos años se han dedicado a investigar la corrupción en Cataluña, especialmente en el área de sanidad. Se hicieron famosos por un vídeo titulado "El robo más grande de la historia de Cataluña" y un informe asociado:



Además de haber recibido varias demandas y tener que sentarse a declarar próximamente, hoy son noticia porque algunos de sus vídeos han sido censurados en Youtube por una queja de difamación. Desde aquí mi enhorabuena a su periodismo, porque sabe plantear preguntas inteligentes y de verdadero interés real. Echen un vistazo a la web de Café amb llet porque merece la pena.

Vean una breve descripción de la investigación sobre la sanidad catalana aquí. Y vean el vídeo. Merece la pena.

Saludos.

18 September 2012

Distorsión mediática


¿Hasta cuándo tendremos que soportar las portadas de los periódicos? ¿De verdad no se han dado cuenta que sólo hablan de Madrid, Cataluña y el País Vasco? ¿Que importa más lo que le pasa por la cabeza a Artur Mas, el maquillaje que se ha puesto Esperanza Aguirre, o la opinión de Otegui sobre si existen los extraterrestres, que cualquier otro tema de interés real?

La supuesta prensa seria no es más que prensa rosa, un opinódromo. Una prensa que no hace más que distorsionar la realidad y llevarles a ustedes a donde ellos quieren. Sacar a unos diciendo burradas y a otro comentándolas. Conocen a Esperanza, a Artur, a Patxi López pero... ¿Saben ustedes cómo se llama el presidente de Castilla León? ¿Y el de Aragón? ¿Y el de Asturias? ¿Saben cuándo son las elecciones autonómicas de Extremadura? ¿Y las de Castilla la Mancha?

Les hablan de "los sentimientos" de los catalanes. Pero, ¿saben ustedes cómo "se sienten" en las demás partes? ¿O es que a nadie le importa?

¿Sabían ustedes que el País Vasco tiene tantos habitantes como Canarias o Castilla la Mancha, y no más? ¿Qué sabemos de los isleños y los castellanomanchegos?

¿Sabían que ya solamente Alcalá de Henares o Móstoles son más grandes que San Sebastián? Pero no sabemos nada de ellos. Ahora bien, los medios nos tienen puntualmente informados de qué banderas ondean y dejan de ondear en el ayuntamiento de este último?

¿Sabían que Murcia, Málaga o Palma de Mallorca tienen más habitantes que Bilbao? ¿Y que Zaragoza lo duplica en población?

Pero ustedes no tienen esas percepción. Tienen la que han recibido de los medios y de la gente. Si Bilbao sale diez veces más en la prensa que Zaragoza, ustedes pensarán que es diez veces más grande o importante. Si alguien de un sitio es un creído, un exagerado y no hace más que hablar de su tierra cuando sale por ahí, ustedes lo recordarán frente al modesto y educado que estaba entretenido,  disfrutando y sin dar la vara.

Nuestra visión de la realidad está completamente distorsionada por los medios y la gente (como bien sabe el marketing desde hace mucho tiempo). Y no olviden que los medios de comunicación (y la gente) son mayoritariamente eso. Marketing turístico, electoral, de autoestima o como ustedes prefieran.

Así que salgan ustedes por ahí, exploren, y disfrútenlo. Y por favor, déjense de repetir topicazos. Si Murcia les ha encantado porque les parece auténtica y curiosa, y Bilbao les ha parecido una urbe gris metida en un agujero llena de coches, por favor díganlo. ¿O es que por haber colocado un clon del Walt Disney Concert Hall la ciudad ya es atractivísima y maravillosa?

Si viajan a Pamplona, Zaragoza o Logroño y toman unas tapas de rechupete y bien de precio, ¿por qué cuando les dan lo mismo en San Sebastián, pero mucho más caro, están ustedes encantados?

Todos somos presa del marketing, el cual incluye que todos tengamos la misma opinión, especialmente en España.

Saludos.

14 September 2012

Adios, Cataluña


Interesantísima la entrevista a Roberto Augusto–autor de "El nacionalismo... ¡vaya timo!"–disponible aquí. Cuando le preguntan por la manifestación del otro día en Barcelona, responde esencialmente con la misma idea que aquí se expuso en el último post.

He sentido una profunda tristeza viendo esta manifestación por televisión. Hubiera sido una gran ocasión para manifestarse por los recortes en sanidad y en educación, por la degradación de nuestros servicios públicos, por el empobrecimiento generalizado de las clases medias y de aquellos que realmente sufren, mientras unos pocos ganan cada vez más. Sin embargo, en vez de reunirse para protestar por lo que es importante, un grupo tan numeroso de gente prefiere envolverse en una bandera y defender un discurso lleno de odio y de rencor hacia “Espanya”, la supuesta causante de la mayoría de sus males. Es mucho más fácil echarle la culpa a los demás y no asumir la plena responsabilidad de tus errores. Los nacionalistas catalanes han creado un ideal llamado independencia que parece que solucionará todos sus problemas. Una utopía casi imposible de lograr en el actual marco legal, pero que sirve a muchos políticos e intelectuales catalanes para seguir alimentando un discurso de la confrontación que les da importantes réditos electorales y económicos. Que tantas personas se dediquen a adorar a una nación que solo existe en su imaginación (la Cataluña real poco tiene que ver con la “Catalunya” nacionalista) es una prueba evidente de la profunda irracionalidad en la que vive gran parte de la especie humana. Los problemas que generan las falsas divisiones que crea nuestra mente en naciones, razas, religiones o etnias no se solucionan profundizando más en esas divisiones, creando nuevos Estados, es decir, más fronteras y barreras que antes no existían. Esa dialéctica de la confrontación solo puede ser superada siendo plenamente conscientes de la unidad de la especie humana, de que “los otros” son también como yo y de que juntos debemos construir un futuro mejor para todos.

Aunque siendo esencialmente lo mismo que comentaba yo, recuerden que yo iba más allá. Los nacionalismos, especialmente los periféricos, han conseguido lo mismo que quienes maltratan a su pareja: que los engañados/maltratados/vejados sean los primeros que los defiendan y justifiquen.

En Cataluña los políticos y su gestión han provocado que se haya dejado de pagar a hospitales y centros concertados, han implantado el euro por receta, cobran por llevarse el tupper con la comida (más de lo que cuesta la propia comida), han puesto cuotas al papel higiénico a los colegios públicos (a la vez que tarifa plana para el agua embotellada de los políticos), y un largo etcétera. Una situación completamente lamentable, pero el rebaño, encantado y los medios sacando a un Artur Mas reluciente hablando de "la necesidad de estructuras de estado", y al menos un "millón y medio de personas" (es decir, probablemente bastantes menos de 100.000) manifestándose.

Por cierto, si ustedes creen que hay más libertad de expresión en Cataluña que en el País Vasco sólo porque oficialmente no hubo terrorismo, quizá se equivoquen. Léanse el libro "Adiós Cataluña" de Albert Boadella y quizá se lleven alguna sorpresa. Disparos y cuchilladas incluídas.

Saludos.

12 September 2012

España como demonio. Sobre identidades y mandangas


¿Saben por qué funcionan tan bien los nacionalismos? Es fácil: enfrentarse al reto que supone forjarse una identidad propia es duro, y al miedo a la diversidad y lo desconocido también. Pertenecer a una manada aporta muchas ventajas.

Por estos lares no hace tanto que era la religión la que tradicionalmente dotaban de un sentido identitario y grupal aunque, como sabemos ha perdido casi toda su fuerza. La religión también servía para dotar de ese chivo expiatorio que tanto reconforta (el demonio) y una forma fácil de identificar al enemigo, ya fuera en forma de infieles, ateos o conspiradores judeomasónicos. La religión está estrechamente unida a muchos nacionalismos. Ojo, no sólo en el caso del archiconocido nacionalcatolicismo franquista, sino también del nacionalismo vasco, con su lema máximo "Dios y ley vieja". El asunto de dios ha quedado algo desfasado, ya digo, aunque no otras formas de forjarse una identidad que recomendaba Sabino Arana: "antiliberal y antiespañol es lo que todo vizcaíno debe ser".

En España, es curioso cómo hemos llegado a crear un nuevo chivo expiatorio algo extraño: la propia España. Cada cuál decide qué es España y qué no, cuando conviene identificarse y no. Pero lo que está claro es que una cosa tan obvia como decir que España es un país o una nación que, además, existe, casi se ve como una distorsión de la realidad vista por gente amante del más rancio franquismo.

Esta idea se ha extendido ya a todas partes, también a nivel institucional. Algunos ejemplos. El Instituto Nacional de Meteorología hace tiempo que es la Agencia Estatal de Meteorología. La Red Nacional de Ferrocarriles Españoles (RENFE) es ahora la Administración De Infraestructuras Ferroviarias (a secas) para las infraestructuras. El nombre "Renfe operadora" (con minúsculas) se mantiene por motivos publicitarios, y es supuestamente una empresa más de las que pueden ofrecer servicios a viajeros en competencia con quien quiera instalarse. Tenemos, sin embargo, y sin complejos, a Euskotren y a los Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya con su necesaria marca territorial.

Otro caso digno de atención es el archiconocido Instituto Nacional de EMpleo (INEM). Sí, todos hablamos de él, pero no existe. Hace tiempo que es el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Por cierto, que fíjense el engendro de nombre que ha salido por ese empeño en meter la palabra "estatal" en todas partes. ¿Se han parado a pensar en lo que realmente significa SEPE? Servicio Público de Empleo Estatal: un lugar al que acudir a solicitar ¿"empleo estatal"?

Del Instituto Nacional de la SALUD (INSALUD), ¿se acuerda alguien? Y, ojo, porque no es precisamente franquista, sino que se creó en 1979. Todavía quedan restos de cosas "nacionales" en los entes derivados en que se transformó después. Apuesto a que durarán poco. Y lo más gracioso es que quizá sea la sanidad lo menos "nacional" de todo, puesto que en cada comunidad autónoma se encarga un ente diferente con características también diferentes en muchos casos (prestaciones, calendarios de vacunaciones, copagos...), también con marcas diferentes (Osakidetza, etc).

Y ya saben que ni el fútbol se salva: España es ahora "la roja", y lo primero que se hace es ver cuántos jugadores de cada comunidad tiene.

Y respecto a los nombres, ¿qué problema tenían esos "institutos" que ahora son agencias, servicios y demás? ¿Y por qué se ha eliminado la marca "España" de instituciones y los servicios públicos? Uno sale fuera y se encuentra con Deutsche Bahn, Schweizerische Bundesbahnen, Österreichische Bundesbahnen, Société Nationale des Chemins de Fer Français, Trenitalia, o Amtrack.

La pregunta es: esto de los nombres y las identidades en las instituciones es muy divertido pero... ¿Ha servido para algo? ¿Ha supuesto una mejora? Los cambios asociados ¿respetan la igualdad para todos los españoles de la que habla la Constitución? En el caso de la sanidad, hay proyectos millonarios destinados a, atención, que los diferentes sistemas de información autonómicos "se entiendan" puesto que cada uno fue hecho a gusto y conveniencia del feudalismo local. ¿Esto cómo afecta al ciudadano de a pie aparte de con un gasto innecesario y diferencia de atención entre comunidades? ¿Tan importante es que sea "mi sanidad" y se llame como yo quiera, aunque hayamos conseguido arruinarla como ha pasado en Cataluña?

El tema de las identidades y mandangas ha provocado lo que todos los políticos quieren: que su rebaño justifique y entienda sus propios desastres y haga la vista gorda a los robos y vejaciones a los que ha sido sometido. El catalán nacionalista de turno le explicará cómo el tema de los peajes es un expolio de Madrid, aunque las autopistas sean de la Generalitat. Incluso las zonas azules (decisión completamente municipal) son culpa de Madrid, porque ha sido necesario instalarlas no por la avaricia de la alcaldía o la petición de los vecinos residentes, sino para amortiguar el expolio fiscal que sufre Cataluña.

Para todo esto ha servido el tema identitario y la demonización de España: para que los votantes acepten de buen gusto el expolio de sus propios políticos.

Hablando de identidades y grupos, basta viajar un poco y conocer a gente para darse cuenta de que los aglutinantes fundamentales de los grupos que surgen espontáneamente no tienen nada que ver con la geografía de origen ni, en muchos casos, con la lengua, la cultura o "las patrias".

Si todavía no lo entienden, les recomiendo que vean la película Gran Torino, de Clint Eastwood. Y, si quieren un análisis más erudito de lo absurdo que es el nacionalismo, les recomiendo el blog de Roberto Augusto y su libro, o que le den vueltas a esta frase de Schopenhauer:

"Cuantas menos razones tiene un hombre para enorgullecerse de sí mismo, más suele enorgullecerse de pertenecer a una nación."
Saludos.

Cierra la empresa Lynce


Tras la fanfarronada de cifras (hasta 1.500.000 he llegado a leer) en la manifestación independentista de ayer en Barcelona, compruebo que la empresa Lynce ha cerrado. Lynce era una empresa especializada en el conteo de multitudes que solía poner en ridículo las cifras dadas por los medios.

En un artículo de 2010 ya demostró cómo el supuesto millón de personas manifestándose en favor del estatut, fueron en realidad entre 60.000 y 70.000. Nos explicaba también con cálculos muy sencillos, que ni en los 11 kilómetros de la Diagonal cabe una multitud de un millón de personas desplazándose. Pero la prensa sigue engañando al personal sin ningún tipo de impunidad. Todavía quedan algunos datos sobre manifestaciones aquí.

Es una pena que esta empresa haya cerrado porque era la única que proporcionaba algo de información objetiva acerca de la representatividad de las manifestaciones. Seguimos a merced de los "cálculos" dados por los medios, que ya sabemos que no andan precisamente bien de números, como se encarga de enseñarnos Josu Mezo en su magnifíco blog Malaprensa.

La gente no acaba de entender que los medios son una mirilla parcial que distorsiona la realidad, muchas veces interesada. Basta haber vivido experiencias y luego verlas en televisión o prensa para entender lo distorsionado que podemos percibirlo. Cuántas "manifestaciones multitudinarias" y "reivindicaciones varias" he visto por televisión (especialmente ETB) donde había mucha pancarta pero los manifestantes eran cuatro, estaban solos en un rincón y pasaban completamente desapercibidos. La mayoría de los cuales eran "manifestantes profesionales", por cierto. Pero los planos generales nunca se dan en esos casos. También puede ocurrirnos lo contrario: ver una calle llena por una multitud puede hacernos pensar que ahí estamos todos, cuando no está ni el 10% de lo que creemos ver, que a su vez no llega ni al 1% de quienes dicen representar.

Acaba de empezar el curso y la actividad laboral para muchos y la gente ya anda quejándose, con todos los puentes calculados hasta Navidades. Ya tenemos otra huelga programada por un sindicato nacionalista, que se celebrará en menos de un mes y seguro vuelve a dejar la zona vacía. Ahora bien, me gustaría saber cuántos responden al correo "si no viniste a trabajar por favor responde a este mail" para que les descuenten el salario del día.

Si por cada huelga del año pasado hubieran repartido un boleto de lotería, ya seríamos todos millonarios. Las huelgas, manifestaciones y protestas aquí son algo cultural, lúdico-festivo y hace tiempo que han perdido toda su fuerza y significado.

Así es como se levanta un país y como se vive animado. Sí señor. Tenemos un problema de actitud que creo que no tiene solución alguna. Porque el único negocio que aquí no cierran son los bares.

Saludos.

11 September 2012

Propaganda electoral de EH Bildu. Porque yo lo valgo.


Ha llegado a mis manos propaganda electoral de EH Bildu, la gran alianza de los partidos nacionalistas (que parecen haber olvidado sus enormes diferencias) para concentrar votos en las próximas elecciones autonómicas en el País Vasco.

Como profesional en convencer a otros de mis propuestas con argumentos, evidencias y planteamientos sólidos, y muy aficionado a la lectura de ese tipo de libros, no he podido sino esbozar entre un lloro y una sonrisa ante el nivel encontrado en el folleto de EH Bildu. Reconozco que seducir a alguien para que te vote puede ser una tarea muy difícil, pero estamos ante los que pueden llegar a ser nuestros representantes y que seguro cuentan con un bien pagado equipo de profesionales del tema y una gran experiencia acumulada.

El panfleto se abre de esta forma:

"Saludos cordiales. Resulta complicado escribir a alguien a quien no conoces. Y, aun así, te escribo para darnos a conocer y para explicar nuestro proyecto".
Comenzamos bien. Todas las cartas comerciales (y la propaganda política no es otra cosa) suelen agradecen el tiempo y el interés dedicado por el receptor del mensaje, puesto que eso le supone un esfuerzo y seguramente tiene cosas mejores que hacer. Mostrarse humildes y discretas y centrándose en la persona a la que quieren seducir. Pero EH Bildu no. EH Bildu comienza quejándose de la dificultad de la tarea de dirigirse a sus posibles votantes. Pero, a pesar de ello, va a hacerles a ustedes el favor de escribirles. Tienen ustedes ese privilegio. Porque yo lo valgo.

La carta continúa con frases como éstas:
Nos hemos reunido en torno a al coalición EH Bildu personas ...- Cuanto mayor apoyo obtengamos en las elecciones, más recursos tendremos...- Te ofrecemos nuestra ilusión, nuestro proyecto y nuestra energía. Pero también te queremos pedir algo. Te pedimos que participes con nosotras y con nosotros, porque es un proyecto necesariamente colectivo.
Todos los textos advierten: concéntrese usted en conocer al lector (en este caso votante), en entender cuáles son sus necesidades y problemas, póngase en su piel para entender qué es lo que quiere y explíquele cómo usted le va a ayudar a conseguirlo.

Fíjense, sin embargo, que en EH Bildu no se cortan en dejar claro quién es el protagonista del mensaje y quién va a salir más beneficiado: no el votante, usted, sino EH Bildu, en forma de "recursos". Porque yo lo valgo. Fíjense también en que lo que hace es básicamente pedir. ¿Y qué ofrece? Cosas etéreas: "ilusión", "energía"y "un proyecto" (que se supone vendrá descrito en el panfleto).

Poco después de la carta encontramos algunas algunas pistas del "proyecto":
- "No queremos más de lo mismo, nuestro objetivo es cambiar las cosas de raíz."
- "Nuestro objetivo es dar soluciones claras a los problemas de las gentes de este país".
En ningún momento de todo el texto se explica por qué las cosas deben cambiar o cómo cambiarlas, qué soluciones se aportan o un análisis de los problemas aunque sea superficial. Es absolutamente imposible hacerse una idea de cuál es el "proyecto" que se ofrece, aunque siguen dando algunas pistas más:
- "Somos soberanistas y queremos construir una sociedad justa y democrática".
Dejando al margen el hecho de que la palabra "soberanista" no existe, el protagonismo sigue centrado en EH Bildu. Porque yo lo valgo. Después de, supuestamente, explicar sus objetivos, se afirma cuál es la primera prioridad de EH Bildu:
- "Nuestras prioridades: 1 - la normalización política". 
Si logran ustedes cuadrar "democracia" con "normalización política", me lo explican. Hablando de normalización política, han de saber que UPyD no ha sido invitado a la televisión pública vasca, a pesar de que cuenta con representación parlamentaria y EH Bildu no (ya que es una coalición de un refrito de partidos recién fundada). No es de extrañar viendo cómo absolutamente todos los partidos, al igual que ha ocurrido en cataluña, son nacionalistas. No es algo que sorprenda en partidos que cambian la palabra "español" por "de Euskadi" en sus siglas, pero es algo más difícil de entender en el Partido Popular.

Lo admito. Reconozco que he sido parcial y he dejado algunas frases con puntos suspensivos, especialmente la primera donde se presentan y explican quiénes son y qué quiere EH Bildu. Les dejo la frase textual.
- "Nos hemos reunido en torno a al coalición EH Bildu personas soberanistas y de izquierdas, personas que queremos decidir cómo y con quién vivir".
Manuales de estilo y técnicas de seducción aparte, no sé a ustedes, pero a mí esa frase me da auténticos escalofríos.

Saludos.

10 September 2012

Punset y la física cuántica


Via Amazings, via Javifields, descubro la última y más soberana estupidez de Punset.

Punset resbaló y ha tenido algún tipo de lesión en la pierna. Fotografía al canto y explicación asociada. No fue casualidad, un accidente, torpeza o los achaques de la edad. Tiene explicación científica: gracias a la física cuántica, ya estábamos advertidos la incertidumbre en la vida cotidiana. Y, además, eso hasta le ha venido bien para redescubrir otras cosas.

¿No les suena esto a ustedes a la táctica más vieja de los libros de autoayuda? ¿Y por qué otra vez la física cuántica es la explicación? ¿No había incertidumbre ni azar hasta que Punset no nos descubrió las palabras mágicas?

En este post de Amazings lo explican en más profundidad. Algunos lo consideran una crítica gratuita y exagerada; yo creo que no lo es. Punset está, de nuevo, buscando explicaciones científicas (causales) a lo que no es más que fruto del azar (o, insisto, en su torpeza o edad), como ya hizo con aquella tirada a los dados. Está confundiendo (y haciendo confundir al neófito) el principio de incertidumbre con el azar.

¿Somos todos unos exagerados y estaba simplemente de broma? Ojalá. Pero su explicación sigue toda la trayectoria "científica", o más bien, mística, con la que impregna toda la divulgación que hace.

Saludos.

07 September 2012

Ocio, mitos y vagancias


¿A que creen ustedes que un andaluz es alguien que está todo el día por ahí tomando el sol en la terraza, de guasa, y un vasco es un tipo serio y trabajador que se divierte puntualmente con su cuadrilla en alguna sociedad gastronómica? ¿Que Sevilla está fiesta tras fiesta y San Sebastián sólo celebra su semana grande?

Por favor, acaben con los mitos ya. Ahí estaríamos hablando de lo que sería quizá el carácter. Difícil rebatir que (en media) el andaluz es mucho más salao, abierto y espontáneo que el vasco de turno, pero una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa que decía aquel. Salgan por ahí y encontrarán un San Sebastián con las terrazas llenas, con bares a tope, con gente dentro y fuera. Tomando cervezas, cafés, pinchos o lo que toque.

En cuanto a fiestas, quizá se lleven alguna que otra sorpresa. En pocos sitios he visto tantas fiestas por metro cuadrado como en San Sebastián y alrededores. Cuando no es el carnaval de Tolosa, es el alarde de Irún o el de Fuenterrabía. Cuando no, las fiestas de San Pedro, o lo que toque.

Pero es que incluso la propia ciudad tiene fiestas y celebraciones de todo tipo. La semana grande, el festival de cine, festival de jazz, las euskal jaiak y el sagardo eguna, el día de San Juan, San Sebastián, las tamborradas, Santo Tomás... prácticamente no hay mes en que no hay alguna fiesta. Y por si fuera poco, están las fiestas de los barrios. San Sebastián es una ciudad pequeña (no llega a 200.000 habitantes) pero tiene barrios hasta hartarse. Fuera de bromas, uno puede cruzar cuatro barrios andando quince minutos. Aquí tienen una pequeña muestra de las fiestas de los barrios. Es difícil no encontrar un fin de semana con algo programado.

Cuando la cosa decae está, por supuesto, la temporada de sidrería, en la que conviene probar unas cuantas durante los fines de semana. O una alubiada. Y, si no, existen infinitas páginas de descuentos on-line tipo que reúnen a amigos habitualmente a descubrir nuevos restaurantes y lugares de ocio. A todo esto hay que añadir que cada protesta se convierte en una fiesta: acampadas, sindicatos, huelgas y reivindicaciones varias están a la orden del día. Y los vascos no son precisamente de los que se quejan poco...

No entiendan esto como una crítica, sino como la ruptura de un mito. Pocos sitios verán con más fiestas por metro cuadrado y lugares con gente comiendo, bebiendo, saliendo o dedicándose al ocio que en, por ejemplo, San Sebastián. Otra cosa es que, a pesar de eso, muchas veces se dé una imagen o actitud hacia afuera de que no se disfruta, se es muy serio, o se trabaja mucho. O que, si usted va allí de nuevas, no le invite a unirse a un grupo ni el tato porque la cultura de las cuadrillas es muy cerrada y usted no es uno de ellos.

Cuando sea nuevo, durante el café con sus compañeros de trabajo pensará que está gente está amargada, que se queja demasiado y que lo que le falta es salir por ahí y tomarse algo. Pero es probable que hayan salido mucho más que usted. Ésa no es precisamente la cuestión. Generalizando, si es que se puede, yo diría que la diferencia fundamental de carácter entre el vasco y, pongamos por caso, el andaluz estándar de turno, es que el primero no sabe disfrutar de las cosas, no sabe expresarlo, o tiene miedo a hacerlo, especialmente ante desconocidos. Cierta dosis de puritanismo, digamos.

Pero lo que es a nivel de salir, y de fiestas y jarana puedo asegurarles que el personal no se queda precisamente en el caserío ordeñando las vacas, ni en la oficina haciendo horas extras. Es más, cuando existe horario o calendario flexible, no ir a trabajar porque son las fiestas del pueblo, de la ciudad o del barrio es considerado perfectamente normal. O cogerse vacaciones si es preciso. Igual que en el Rocío, los San Fermines, o las fiestas del Pilar.

Ahora bien, que saber disfrutarlo también es un arte.

Saludos.

España en una tesis


Me cuenta una compañera que el otro día buscó una tesis doctoral en Teseo, la base de datos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Háganme el favor de leerse el apartado "Resumen" de la tesis que encontró aquí.

Pero no sólo es el contenido. También es el continente. Unas páginas de consulta pública se sirven a través de HTTPS y con un certificado inválido, lo cual provoca un mensaje en nuestro navegador del estilo "este sitio web no es de confianza". A ver si el navegador va a tener razón... A eso hay que añadir que, por sobrecarga o errores varios, una de cada cuatro veces la página no carga o carga sin plantilla.

Como diría Pérez-Reverte, "España en una tesis".

Saludos.

¿Cuánto voy a cobrar de paro? Depende de cuándo termine tu contrato


Para cobrar el paro interesa saber dos cosas fundamentales: cuánto tiempo se va a cobrar y qué cantidad.


El tiempo de cobro depende de los días cotizados en los últimos seis años y basta consultar unas tablas. Durante los 6 primeros meses se cobra el 70% de la base de cotización y partir de ahí el 50% (tras la reforma de Rajoy).

¿Cuál es esa base de cotización? En todas partes pone que se calcula mirando lo cotizado los últimos 6 meses. O para ser más precisos, los últimos 180 días.

Para ello se requiere que la empresa te entregue (o lo haga directamente al SEPE (antiguo INEM) por vía electrónica) una cosa llamada "certificado de empresa" donde consta precisamente eso: la información exacta de lo que tu empresa ha cotizado por ti los últimos 180 días. ¿Para qué sirve este certificado de empresa? Actualmente no se usa para nada porque esa información ya consta en las bases de datos de la seguridad social. Y es la que realmente se utiliza para los cálculos. En realidad es un trámite que a día de hoy no aporta nada  y sus datos son ignorados.

Al tema. Para calcular cuánto vas a cobrar (tu base de cotización) se insiste en que se mira lo cotizado los últimos 180 días. Y cuando Hacienda dice 180 días, son 180 días, aunque su forma de entenderlo es algo peculiar.

Lo normal es que tu empresa cotize a la seguridad social por meses, todos la misma cantidad. Imaginemos que tu contrato acaba de terminar en agosto. Estos son los datos de tus bases de cotización en poder de la Seguridad Social de los últimos seis meses, suponiendo que tu base de cotización mensual son 1500 euros.

MES      DÍAS     BASE COTIZACIÓN
Agosto   31          1500
Julio       31          1500
Junio      30          1500
Mayo     31          1500
Abril      30          1500
Marzo    31          1500

¿Cuánto esperarías cobrar? Como parece obvio, te han estado cotizando 1500 euros al mes durante los últimos 6 meses, y tienes derecho a cobrar el 70% de la base de cotización, así que comenzarías cobrando 1050 euros al mes.

Esta es exactamente la información que te da el simulador de cálculo de prestaciones del SEPE.

Pues el simulador te está engañando. Hacienda calcula la prestación a cobrar por días, así que un cálculo más exacto sería lo cotizado por tu empresa al año (1500 * 12) dividido entre los 365 días del año. Eso daría 49,32 al día cotizados de media. Para un mes estándar de 30 días, tu paga sería el 70% de 1479,6, o sea 1035,72.

Pero es que resulta que las cuentas tampoco salen así. A Hacienda le gusta hilar fino, y cuando dice lo cotizado en los últimos 180 días realmente quiere decir exactamente eso. Así que los datos para los últimos 5 meses son correctos:

MES      DÍAS     BASE COTIZACIÓN
Agosto   31          1500
Julio       31          1500
Junio      30          1500
Mayo     31          1500
Abril      30          1500

Pero... ¡tachán! si nos fijamos, hay 3 meses de 31 días, que también cuentan, así que para completar los 180 sólo nos computarán 27 días de marzo. Como marzo tenía 31 días, nos dividirán la cotización así: (27/31) * 1500 = 1306,45

Y para todos los cálculos, nuestra cotización quedará así:

MES      DÍAS     BASE COTIZACIÓN
Agosto   31          1500
Julio       31          1500
Junio      30          1500
Mayo     31          1500
Abril      30          1500
Marzo    27          1306,45
----------------------------------
SUMA 180          8806,45

¿Cómo queda el cálculo final? 48,92 por día. Para un mes estándar cobraríamos el 70% de 1467,6. O sea, 1027,32.

¿Resultado? Los cálculos no son tan directos cómo coger nuestra base de cotización mensual y multiplicarla por 0,7 aunque eso es precisamente lo que hace el simulador del SEPE.

Lo más gracioso de todo, es que si hubiéramos terminado de trabajar en febrero, los cálculos hubieran sido éstos:

MES      DÍAS     BASE COTIZACIÓN
Febrero      28      1500
Enero         31      1500
Diciembre  31      1500
Noviembre 30      1500
Octubre      31      1500
Septiembre 29      1450
----------------------------------
SUMA 180          8950

Cantidad diaria: 49,72. Mensual estándar: 1491,77. Cobro de prestación (70%): 1044,16.

Tan absurdo como es, si tu empresa cotiza por meses (lo general) la cuantía del paro depende de cómo hayan quedado distribuidos por meses tus últimos 180 días en el trabajo.

O sea, que depende de cuándo termine tu contrato. Para estos datos (1500 euros de cotización mensual) si tu contrato acabó en febrero cobrarás casi 20 euros más al mes que si acabó en agosto. Ahí es nada.

Por cierto, no estaría mal que todo esto estuviera explicado en la web de Hacienda y que el simulador del SEPE reflejara los cálculos reales.

Saludos.