14 March 2017

¿Están los cimientos de la ciencia en peligro? Verdad, financiación, y postmodernismo


El método científico


¿Cómo se diferencia a un buen y a un mal científico, o mejor dicho, a un científico de "otra cosa"?

Es muy sencillo. El científico conoce, entiende, y trata de utilizar correctamente el método científico. No hay más. ¿Por qué? Porque cree que ésa es la mejor forma de descubrir y generar conocimiento, y es, en definitiva una forma de buscar la verdad.

¿Puede haber otras definiciones de verdad? Por supuesto. La mayoría de las religiones creen que la verdad proviene de Dios y acercarse a él es la forma de descubrirla. La democracia, aunque no habla ni se ocupa estrictamente de la búsqueda de la verdad, entiende que la opinión/decisión de una mayoría debe prevalecer. La economía presupone que el punto de equilibrio económico describe de alguna manera la verdad subyacente en ese terreno. Un gobierno, un sistema legal o decisiones judiciales acaban modelando también una verdad (normalmente de manera inapelable e incuestionable una vez se llega a ciertas instancias). Lo mismo pasa con la historia, o incluso mezclando un poco de todo. Por ejemplo, en ciertos países existe tal concepto de verdad histórica, que incluso está escrito en la ley. No sólo opinar lo contrario, sino mostrar evidencia que contradiga la verdad oficial, está penado con la cárcel o la prohibición de entrada en el país.

La gran ventaja de la ciencia es que nos proporcionó un método muy sencillo que cualquiera puede aplicar, y que es (o intenta) deshacerse de todas esas otras definiciones de verdad, por lo tanto intentando buscar la más objetiva y universal.

No importa que seas listo o tonto, rico o pobre, blanco o negro, qué idioma hables, seas religioso o ateo, hombre o mujer, puedes diseñar experimentos, reproducir los de otros, cuestionar los resultados. Si hay algun fallo en tu método o en tus argumentos, los demás están ahí para encontrarlos.

Cuanto más me muevo por mi campo, más veo que la gente apenas entiende lo que es la ciencia. Incluso gente con doctorado. Una buena proporción de "científicos" entienden la ciencia como negociación, y sus resultados de forma relativa. ¿Los resultados no se ajustan a lo que esperaba? No pasa nada, los maquillamos o los descartamos. ¿Alguien no está de acuerdo (?) con lo que se ha descubierto? ¿Puede ofender a alguien? ¿Contradice a lo que mi grupo lleva años investigando? Quizá habría que "negociar" un poco la forma de presentarlo, o incluso los resultados mismos.

Es, por otra parte, normal. En muchas carreras, incluso a nivel de postgrado, no hay ni una sola asignatura que explique qué es el método científico y, todavía mejor, a explicar claramente qué NO ES ciencia.

Por otra parte, hoy un científico puede ser abucheado o incluso despedido dependiendo de lo que descubra. Por ejemplo, si tras un estudio riguroso, hasta demostrándolo matemáticamente, expone y explica el por qué las mujeres cobran menos que los hombres en media y acaba cuestionando la discriminación de género como factor único y fundamental, se juega el puesto. No hablemos ya de si sus resultados directamente quebrantan alguna ley anti-odio, de esas que tan de moda se están poniendo recientemente.

Es por eso que muchos científicos sufren lo insufrible por dentro, precisamente porque hoy día, en contra de lo que la gente cree, es dificilísimo hacer ciencia y vivir de ella. Porque esos científicos tienen que mentir. Ir en contra de su oficio, de su obligación. Lo cual al final implica ir en contra de sus principios y de su filosofía vital.

El científico está, cada vez, como en casi todas las profesiones, más vendido a la ideología y el poder.

La gente no entiende que el científico (el de verdad) es agnóstico. Él sólo quiere descubrir la verdad, lo que hay debajo, lo que no es obvio. Le guste o no, sea maravilloso o terrible, ofenda o no ofenda. Esos, de hecho, son aspectos que ni debería entrar a cuestionar en un primer momento.

No hay nada más igualador que el método científico.

Cómo la no-ciencia se ha ido introduciendo en la ciencia

Muchas de las instituciones que todavía respetamos, como las universidades e instituciones científicas, hace tiempo que no lo merecen, porque ya no representan lo que deben. Hoy día los organismos de financiación ya no dan dinero a buenos científicos - esto es, que apliquen bien el método y descubran algo nuevo - sino a aquellos que "descubren lo que hay que descubrir".

Les invito a que vean cómo funcionan, por ejemplo, los mecanismos de financiación donde más dinero se mueve: los Proyectos Europeos. Es la Unión Europea la que marca qué hay que ir investigando en cada momento. En cada período hay una serie de temas.  La década pasada fue la web semántica, hoy machine learning y big data, en el campo de la informática, por ejemplo. Los científicos y los grupos echan un vistazo a la lista y eligen uno, como quien va al supermercado. Sea o no sea su especialidad, ya la irán descubriendo por el camino.

Hay hasta empresas que sólo se dedican a la gestión de financiación. Universidades y empresas forman un consorcio con ellas (a veces las subcontratan directamente) para que les busquen las convocatorias que mejor encajan o donde más posibilidades tienen de conseguirlas. Esas empresas les ayudan a escribir la propuesta (a veces, la escriben completa). Si es aceptada, la empresa de gestión de financiación se llevará una tajada y podrá participar en el chiringuito como uno más (viajes, conferencias, etc...) aunque, repito, sea una empresa de gestión que lo mismo te escribe una propuesta sobre investigación en educación, medicina, informática, o teología.

¿Cómo son las propuestas y los proyectos? Ridículos. La Unión Europea saca una convocatoria sobre big data justificando lo importante que es, y qué ventajas tiene. ¿Qué dicen las propuestas? Adivinen. "Vamos a usar big data y a hacer lo que ustedes quieren, porque es superimportante". Como niños de parvulario. Tras años y millones gastados, toneladas de burocracia, y a años luz por detrás de países como Estados Unidos, el proceso se repite.

Es evidente que no hay nada de ciencia en esta forma de "hacer ciencia" o "investigar". Todas las propuestas, absolutamente todas, saben desde el principio qué resultados van a encontrar. Cómo suelo decir yo siempre, ¿si ya sabes el resultado, para qué te molestas en investigar? ¿qué clase de ciencia es esa?

Las propuestas son generalmente una declaración de intenciones ultra-ambiciosas y un horizonte temporal, por supuesto hiperdetallado en paquetes de trabajo, tal y como les gusta a nuestros amigos centroeuropeos. ¿Arquitectura? Venga, un mes. ¿Evaluación? Venga, 45 días. ¿Quién la hará? Va, venga, eso que lo hagan los ingleses, ya que nos han endosado a nosotros este otro paquete de trabajo. Al final, el resultado siempre el mismo. No da tiempo a terminar ni la mitad del megaambicioso proyecto que iba a salvar el mundo, las webs dejarán de funcionar, los prototipos morirán (si es que hay prototipo, porque he estado en proyectos europeos que en 2 años no han sacado un prototipo). 

Pero las memorias y los deliverables jamás mostraran esos resultados. Todo habrá sido estupendo, nos congratularemos por el esfuerzo y oye, esos viajes y esas cenitas que nos hemos echado al cuerpo. Y al año que viene, más. Eso sí, con carne fresca, que los contratados del último año han dicho que no repiten, que eso de escribir memorias inventadas la última semana y cuadrar el círculo, no les va. Y cuanto mejores científicos son, menos les va.

Con esta forma de hacer ciencia, en cada ronda de financiación se crean y destruyen miles de puestos de trabajo temporales que son ocupados, para variar, por los más jóvenes. Jóvenes que tienen que ir saltando de país en país, igual que los proyectos, en búsqueda de esa financiación, hasta que queda vacante algún hueco en alguna universidad y pueden estabilizarse, o se cansan y se van a la empresa. Y vuelta a empezar.
Por otra parte,  ¿cómo se evalúan las propuestas (y los resultados) de esa investigación? Lo sé bien porque he estado dentro, y cuesta bastante encontrar un apartado "calidad científica", porque no lo hay. Innovación, si hay suficientes mujeres, plan de marketing y distribución de resultados, eso sí, ocupan una buena proporción de la puntuación.

Las empresas de gestión lo saben, tienen contactos, y es por es por eso que hacen negocio. ¿Te falta alguna mujer en el proyecto? Espera, que llamo a Fulanita y Zutanita a ver si firman a cambio de una tajadilla. ¿Publicaciones científicas como método de divulgación? Jaja, ¿qué me estás contando? Con eso nos tumban y además cuesta mucho escribir. Espera, que llamo a la empresa de marketing de Menganito, que hacen unas webs, vídeos y fotos estupendos.
Ésa, y no otra, es la realidad de muchos proyectos europeos hoy día. Cómo ya he mencionado antes, ya no se hacen preguntas, sino que se juega con las respuestas.

Hay otra pregunta importante: ¿quién se acaba llevando el dinero? En este excelente artículo se habla de que, en general, a las instituciones científicas no les llega ni el 60% del dinero destinado a investigación. Y habla de hace ya muchos muchos años. Si nos vamos a la actualidad y además nos pararamos a analizar qué ocurre una vez que el dinero llega a las instituciones científicas, habría que ver cuánto realmente se invierte en ciencia.

Últimamente, hasta he visto programas de incentivos donde si consigues dinero de convocatorias públicas te meten directamente un porcentaje muy jugoso en tú nómina: un 5%.  Esto signfica que si usted trae 200.000 euros a su institución, ésta le ingresará 10.000 en nómina. Dado un sueldo fijo, ¿a qué se dedicaría usted? ¿A investigar, o a escribir propuestas de financiación?

Es por eso que el negocio está en todo lo que rodea a la ciencia, pero no en la ciencia misma: buroracia, evaluaciones, conferencias, hoteles, catering, márketing, eventos, revistas (eso da para otro tema completo)...

El verdadero científico, ése que está en el laboratorio haciendo su trabajo: buenas preguntas, aplicando el método, y buscando la verdad, es considerado, en el fondo y por buena parte de sus compañeros, un perdedor.


¿Está venciendo el postmodernismo? ¿Está la verdadera ciencia en peligro?

Hace mucho que Carlos Elías se preguntó si la ciencia estaba en peligro en este estupendo libro: la razón estrangulada (reseña aquí), con unas tesis muy interesantes.

Hoy, mucho tiempo después de haberlo leído y muchísima más experiencia internacional, me seducen más otras tesis. Tras mucho seguir a Jordan Peterson, psicólogo clínico que ha dedicado la mayor parte de su vida a estudiar el concepto de verdad, la ciencia, y el peligro de las ideologías, no puedo más que estar de acuerdo con él.

Peterson sostiene que el postmodernismo y su filosofía se están adueñando de nuestra sociedad y nuestras instituciones, incluídas las leyes, sin apenas darnos cuenta. Una filosofía que ataca directamente al concepto científico de verdad y a su método, y promueve el relativismo y la ideología. Básicamente, todo depende de cómo cada uno lo vea, y todo es igualmente válido y respetable. Es más, cuanta más variedad haya y si proviene de clases oprimidas, mucho mejor.

Es curiosísimo (¿preocupante?) cómo la entrada para Postmodernismo de Wikipedia ni siquiera está traducida al español. Les dejo aquí con su traducción (abreviada) del inglés.
El postmodernismo describe un movimiento surgido a mediados-finales del siglo 20 como salida/respuesta al modernismo. Aunque su ideología es amplia, el postmodernismo se suele definir por una actitud de escepticismo, ironía y falta de confianza en los postulados de la Ilustración, como: naturaleza, realidad objetiva, moralidad, verdad absoluta, y uso de la razón. Afirma que el conocimiento y la verdad son interpretaciones sociales, históricas o políticas, y por tanto contextuales y socialmente construidas. El pensamiento postmodernista se caracteriza por la defensa del relativismo moral y epistemológico, el pluralismo, y la autorreferencia.
Saludos.

03 March 2017

El bus de HazteOir y la batalla que viene


Aviso: Todos los contenidos de este blog son originales y están registrados y protegidos por esta licencia. Si copia-pegas el contenido sin citar la fuente, o utilizas estos textos para fines comerciales estás cometiendo una ilegalidad y serás reportado.

Analicemos la situación con un poco de calma acerca del polémico autobús.


Los hechos

Hay un autobús naranja circulando por España en el que pone: "Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo". Acompañan un enlace para pedir por correo o bajarse el siguiente libro: "Las leyes del adoctrinamiento sexual".


Las respuestas

La respuesta de la prensa ha sido unánime. Todas las noticias hablan de bus del terror, bus del odio, bus transfóbico, bus homófobo, la asociación ultracatólica que hay detrás, etc. Busquen ustedes las noticias, aunque imagino que las habrán visto ya.

La Sexta y Wyoming han lanzado una contracampaña con su propio autobús. Más de 100.000 españoles han firmado en la página de Change.org para pedir la retirada del bus. Se han involucrado grupos políticos y hasta la fiscalía.

El País, en un intento de aprentar neutralidad, ha publicado una encuesta titulada "Queremos saber tu opinión. ¿Qué piensas de la campaña tránsfoba lanzada por la asociación Hazte Oír? ¿Debe ser prohibida?" A pesar de lo manipulada que está la pregunta, en estos momentos más del 75% de los votantes piensan que no debe ser prohibida y es libertad de expresión. Pero eso tampoco es noticia.


¿De dónde viene todo esto?

He intentando buscar alguna noticia que arrojara un poco de luz a toda esta locura, y contara las cosas históricamente o diera una perspectiva más amplia, pero no la he encontrado. Se me escapaba cómo una frase "Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen" ha podido desencadenar todo este revuelo.

De repente recordé por dónde pueden venir los tiros. Hace tiempo, unos amigos del País Vasco me mandaron unas fotos que vieron en unas marquesinas de autobús:


Estas marquesinas se instalaron también en Navarra. Fue una campaña lanzada por la organización de familias de menores transexuales Chrysallis, financiada por un empresario neoyorkino con antepasados navarros. Más información en este enlace.

No puedo afirmarlo porque no conozco los datos, pero parece que el famoso bus naranja ha sido una respuesta a esta campaña.


¿Qué pone en el libro maldito?

Todas las personas que conozco a las que les he preguntado si se han leído, o al menos hojeado el libro, me han dicho que no, pero ya tienen una opinión formada al respecto.

Les invito a que le echen un vistazo por ustedes mismos: "Las leyes del adoctrinamiento sexual", pero si no quieren, aquí va la esencia del libro:

"Lo cierto es que los derechos de las personas LGTBI, como los de cualquier otro ciudadano, ya se encuentran garantizados por la Constitución española, son reconocidos en Europa y en la ONU. La legislación general nos hace iguales ante la ley y protege a las personas de la discriminación. No son necesarias nuevas leyes de inferior categoría para asegurar derechos que ya existen. 
Lejos de ampliar la protección, lo que hacen estas leyes es vulnerar algunos de los derechos fundamentales de los ciudadanos, además de establecer nuevos derechos a la carta para determinados colectivos, rompiendo así el principio de igualdad jurídica de las personas. Por otra parte, con estas legislaciones, los gobiernos de las Comunidades Autónomas se adhieren a la corriente ideológica defendida por los lobbies del feminismo radical y LGBTI, cuya tesis rechaza el sexo biológico como patrón diferenciador y sostiene que el binomio natural hombre-mujer es sólo una convención social y cultural que debe ser sustituida por la libre elección de género. 
Este nuevo dogma, que cuando menos carece de base científica y ni siquiera goza de un mayoritario respaldo social, convierte a los gobiernos autonómicos en promotores de un modelo de pensamiento que sólo comparte un sector de la ciudadanía. La exigible neutralidad institucional, tan invocada en otros campos (por ejemplo en la defensa de la laicidad del Estado) se convierte aquí en papel mojado. 
(...) 
Estas leyes afectan a todos los ámbitos de la vida social pública y privada. En este sentido, representan una intromisión ideológica del Estado en el ámbito de la conciencia individual, fomentando un modelo de pensamiento “correcto” en un campo sobre el que existen diferencias ostensibles de valoración y criterio en la sociedad."

El libro explica y expone con claridad muchas cosas que desconocemos: cómo está la legislación actual, qué cambios se pretenden hacer en temas educativos, etc... y expresan su desacuerdo, argumentando el por qué.


¿Por qué tanto escándalo?

HazteOir ha tocado la fibra a determinados sectores con gran poder político y mediático, desenmascarando muchas cosas que el gran público desconocía. Yo mismo creía que HazteOir exageraba pero basta una pequeña búsqueda en Google.

Por ejemplo, ¿sabían que el Ayuntamiento de Barcelona tiene una "Concejalía de Feminismos y LGTBI"? Y que una de las principales misiones de la concejalía es que "Las políticas municipales tienen que incorporen tanto la visión feminista como la del movimiento de personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales"?

Aquí tienen un extracto del currículum de la concejal: "Postgrado en Violencia urbana con perspectiva de género por CEURI (Argentina). En la actualidad, estudia un máster en Estudios de Género, Mujeres y Ciudadanía en la UB."


Bastan unas cuantas búsquedas en Google más para descubrir que determinada HazteOir y determinados grupos tienen una rivalidad histórica, incluídas denuncias.


¿Qué hay de malo en ello? ¿Qué hay en juego?

Nótese que ambas partes tienen su propias ideas acerca de la identidad de género.

Aunque nótese también que HazteOir en este caso no está pidiendo que se introduzcan sus ideas, sino que no se legisle/introduzca en la educación asuntos relativos a la de identidad de género, especialmente en la educación de los más pequeños porque "representa una intromisión ideológica del Estado en el ámbito de la conciencia individual, fomentando un modelo de pensamiento “correcto” en un campo sobre el que existen diferencias ostensibles de valoración y criterio en la sociedad".



¿Qué hay de cierto acerca de eso? ¿Qué dice la ciencia?


¿Qué es un hombre? ¿Qué es una mujer? ¿Depende de nuestros genitales? ¿De cómo vistamos? ¿De lo que ponga en nuestro DNI? ¿De lo que nos apetezca a nosotros? ¿A qué edad se considera una persona madura como para decidir?

Como casi todo, al final este tema se trata de una cuestión ideológico-semántica, en donde cada uno quiere imponer su propia definición del lenguaje. La ciencia no puede dar respuestas a asuntos ideológicos y semánticos.

Lo que sí sabemos es que las teorías defendidas por algunos como clarísimas e indiscutibles: que el sexo con el que se nace y la identidad sexual tienen poco que ver y somos lo que somos por cómo nos han educado, son extremadamente controvertidas, y no son en absoluto generalizables.

Poco se está publicitando el caso del Doctor Money que intentó demostrar esas teorías educando a dos gemelos chicos, uno como chico y otro como chica (tras una operación fallida de fimosis donde se le destruyó el pene) con resultados desastrosos (los dos gemelos se acabaron suicidando).

Hasta la BBC hizo un documental al respecto, que les invito a ver, y que aparte de dar una visión sobre este tema, también ilustra tristemente mucha de nuestra realidad del mundo "científico", que como científico que soy, no puedo más que atestiguar.


Brenda (David) tuvo un clarísimo comportamiento e identidad masculinas durante su infancia, a pesar de que todo el mundo le hacía creer lo contrario y la habían educado como a una chica. Acabó demostrando lo contrario de lo que prentendía: sus teorías acerca de que el sexo biológico tiene poca o ninguna influencia en la identidad de género y es mayormente una "construcción cultural" fueron desacreditadas.
Por otra parte, como ya se han manifestado algunas personas e independientemente de esos resultados, ¿por qué está obsesión repentina por introducir determinados temas afectivo-sexuales en el currículum educativo de niños tan pequeños? ¿por qué consideramos que niños que no han alcanzado la madurez sexual son maduros para decidir ciertos temas extremadamente controvertidos, cuando se les considera inmaduros en casi todos los demás aspectos?

¿Hacia dónde vamos?

En Washington se está hablando de afectividad, sexualidad, ideología de género a niños de 5 años.

Canadá está a la cabeza en este tema y uno ya puede cambiarse de sexo, incluso en documentos oficiales, con sólo pedir una nota al médico, cosa que ya no hará falta en un par de años. Además, se quiere introducir en la legislación (si no se ha hecho ya) el "derecho a que te traten" usando uno de los 63 pronombres distintos que tú elijas (inventados, y que recogen todas las combinaciones posibles de identidad sexual). El profesor Jordan Peterson ha saltado como caso famoso por negarse y jugarse su puesto en la Universidad.

Jordan Peterson, psicólogo clínico que ha dedicado toda su vida a estudiar cómo surgen y se propagan las ideologías totalitarias, nos advierte de que la modificación del lenguaje, la corrección política, y la redefinición de verdad es el primer paso hacia ellas.


Conclusiones

Las conclusiones que he sacado con todo este episodio poco tienen que ver con temas de identidad sexual, sino que van por otros derroteros.

La prensa manipula sistemáticamente. La prensa mainstream ya no se limita a informar sino a crear opinión. Los periodistas no se cortan un pelo en añadir adjetivos y opiniones de su propia cosecha, como si fueran columnistas, en lo que se supone que son noticias. Los datos y las historias relevantes para que cada uno pueda formarse su propia opinión, más o menos informada y razonada, se ocultan. Para estar medianamente informado hay que recurrir cada vez más a medios pequeños o alternativos, que normalmente (en ésta época, antes era al revés) son considerados de extrema derecha / ultracatólicos / ultraconservadores / cualquier otro adjetivo perverso. 

Las asociaciones y grupos políticos que abanderan la tolerancia acaban siendo los más intolerantes. Cualquiera que no esté de acuerdo con ellos, incluso en temas extremadamente controvertidos son insultados, apaleados, y destruídos mediáticamente. Y se pide que se prohíban o se les castigue. Tienen una ideología mucho más radical que aquellos males contra los que dicen luchar, y arrasarán con todo para imponerla. La libertad de expresión es sólo para ellos. 

La magnitud, importancia y alcance de los problemas están distorsionados, lo cual impide resolverlos. Cuánto más se grita, mejor. Los datos no importan. Los medios van decidiendo temas de moda periódicamente y creando opinión, para luego abandonarlos, sin informarnos acerca de su evolución: si las medidas han funcionado o no, ni ponerlos en su lugar. Lo que los medios no cuentan no existe. ¿Sabían que hay 100 veces más suicidios que muertes por violencia doméstica en España? ¿Sabían que hay casi de 17.000 muertes el año clasificadas como "trastornos mentales y del comportamiento"? Y que estas cifras crecen.

Lo que nos importa es mostrar una buena imagen de nosotros mismos (en inglés: virtue signalling). La gente no tiene ni idea de lo que pasa. Y no le importa. No dedicarán 10 minutos a informarse, leerse un libro contra el que han firmado en contra, o un artículo completo que de una perspectiva amplia. Lo importante es dedicar esos 10 minutos a publicitar en todos sus canales (Facebook, Twitter, LinkedIn...) que están tremendamente indignados por lo que los medios van marcando cada momento (y en cada lugar). ¿Hemos sustituido ir a misa por las redes sociales? 

Se utiliza a los más vulnerables para ganar poder/rédito político/económico. ¿Existe discriminación? ¿Cómo pretendemos solucionarla? ¿No sirven las medidas actuales de acoso escolar? ¿Dónde están fallando? ¿Hay que crear una concejalía por cada discriminación? El peligro de jugar a las identity politics es que es el que todos conocemos (y que HazteOir está denunciando). Que sirva para realmente discriminar a los que no son "minorías" (que se asume que son privilegiados) y como coladero para colocar amigos y devolver favores. Se corre el peligro de que una concejalía de "feminismos y LGTBI", decida que hay que empezar a "dar visiones feministas", como ya ha reconocido. Que se obligue a todos los profesores, jueces, colegios, administración pública, etc... a recibir determinados cursos obligatorios/seminarios/charlas... ¿Quiénes dan estos cursos? "Expertos en el tema", con por ejemplo, gente con un "máster en Estudios de Género, Mujeres y Ciudadanía", que por supuesto será alguien cercano ideológica y políticamente, cuando no directamente un familiar, amigo, o compañero de curso. Y así se justifica el entramado de negocio y poder que todos conocemos en otros temas, mientras el problema es en realidad un aspecto secundario, que bien podría haberse solucionado por los canales que ya existen (por ejemplo, acudiendo al psicólogo u orientado del centro, programas anti-bullying escolar, o pidiendo al profesor que trate cada caso particular).

Quien ve la diferencia o el odio grupal constantemente debería mirarse a sí mismo. Por supuesto que hay gente estúpida, racista, machista, feminista, y de todo tipo. Pero no son la mayoría, ni mucho menos, ni van haciendo la vida imposible a los demás, ni están esperando en cada esquina. Y ahí están las instituciones y la justicia para los casos extremos. No paguemos justos por pecadores ni distorsionemos la realidad. Por otra parte, tenemos que acostumbrarnos a que no todo el mundo piensa y opina igual que nosotros y que casi siempre hay algo que aprender. Eso no es odio. Considerar eso como delito, el camino hacia el que vamos, es efectivamente el camino hacia un regimen totalitario, da igual de qué color.

Amigos míos, ateos sin comulgar, me han comentado, que gracias a este revuelo han descubierto que ellos también son ultracatólicos. Y casi cada día, una gran mayoría de gente descubree que son de extrema derecha, cuando no homófobos o islamófobos. Cuidado con esa estrategia porque podemos conseguir el efecto contrario al esperado.

Muchos dicen que ésa es precisamente la razón de que Trump ganara las elecciones: demasiada gente corriente y moliente cansada de ser insultada y etiquetada sistemáticamente como terrible.

Eso sí que es odio.

Saludos.

Aviso: Todos los contenidos de este blog son originales y están registrados y protegidos por esta licencia. Si copia-pegas el contenido sin citar la fuente, o utilizas estos textos para fines comerciales estás cometiendo una ilegalidad y serás reportado.

01 March 2017

Alertadigital: ¿periódico o copia-pega?


Navegando por Internet me encuentro que el "medio" Alerta Digital ha fusilado mi artículo "Heraldo de Aragón se une al cierre de comentarios en ciertos temas". Un copia-pega descarado, sin una sola cita o referencia. Cosa que ya ha pasado antes.

Aquí lo tienen, aquí en la cache de Google y debajo el pantallazo.

.

No sólo están cometiendo una ilegalidad (no están respetando la licencia de los contenidos de este blog), sino que son una vergüenza para todo el periodismo de verdad.

Saludos.