04 September 2009

¿El deportista nace o se hace?



Es por todos conocida la gran calidad de los deportistas vascos en muchos ámbitos, particularmente en montaña y escalada. ¿A qué se debe este alto nivel? Desde otras comunidades se suele pensar en los tópicos de siempre: una buena genética heredada, un entorno montañoso favorable, un bravo mar, unas duras condiciones de vida...


Sin embargo semejantes cualidades cuasirrománticas quedan en envidencia cuando comparamos con cualquier otra comunidad vecina con el mismo agreste paisaje o incluso más duro: ¿alguien recuerda algún gran montañero o escalador asturiano o cántabro? ¿que hay de los aragoneses más allá de los míticos Rabadá y Navarro y el actual Carlos Pauner? ¿Alguien asocia "deporte" o "cualidades deportivas" con alguna otra comunidad?

¿Qué ha hecho entonces que asociemos al País Vasco con el deporte y muy especialmente con la escalada y la montaña? La respuesta, como casi siempre, es mucho menos romántica y más práctica: un enorme apoyo institucional y una cultura exquisita respecto al deporte. El deporte ya no es aquella asignatura obligatoria que nos hacía sudar en el colegio y perdimos de vista en la universidad, sino una actividad de ocio, social y cultural más. Quien está entrado en años y hace deporte ya no es visto como "el raro", sino como uno más, contando con mucha gente de su edad con quien practicar.

Entre las medidas institucionales encontramos algunas para deportistas de alto nivel y otras mucho más interesantes para el gran público, algunas de las cuales ya han sido mencionadas en este blog. El patronato municipal de deportes de San Sebastián ofrece, por ejemplo:

  • Campaña de verano (Uda): Cursos de deportes de todo tipo, para gente de cualquier edad, a un precio muy asequible: buceo, escalada, esgrima, hípica, parapente, piragüismo, surf, vela...
  • Kirol Txartela (tarjeta deporte): Por un precio muy asequible (poco más de 100 euros al año) acceso gratuito a todos los polideportivos municipales de la ciudad y a casi todas sus instalaciones generales (gimnasio, piscina, sauna...), con descuentos en las instalaciones más especializadas (rocódromo, frontones, pistas...).
Por ello, no es de extrañar que carreras como la Behobia-San Sebastián, de 20 km, cuenten con 45 ediciones y más de 20.000 corredores (se dice pronto) de todas las edades, cuando la media maratón de Zaragoza cuenta con 1.600 y 7 ediciones, por ejemplo.

En cuanto a la escalada, cualquiera que venga de otra comunidad no se lo podrá creer. Expongamos los requisitos para acceder a todos los rocódromos de Zaragoza, por ejemplo:

  1. Que haga buen día, ya que todos los rocódromos son exteriores. Ya no es sólo que no llueva, sino que no haga demasiado frío, demasiado calor, excesiva niebla o que sea de noche (en octubre, a partir de las 6 de la tarde).
  2. Instalaciones dudosas y sin responsable. Presas que se mueven y descuelgues a veces en estado regular.
  3. En algunos polideportivos existe un boulder interior aparte. Una entrada para el boulder como el rocódromo (cobradas por separado) dan derecho, en teoría, a utilizarlo durante dos horas.
  4. Estar federado en montaña en modalidad B ó C. Esto implica un desembolso de como mínimo 80€ anuales por adulto.
  5. Disponer de todo el material necesario, ya no sólo pies de gato sino: arnés, cintas express, dispositivo de freno y al menos una cuerda por pareja. Esto supone un desembolso medio de unos 150-200€ por persona.
  6. Que yo sepa, ningún descuento o abono de la federación, universidades u otras instituciones para hacer uso del rocódromo.
  7. Si quieres hacer un curso de escalada, absolutamente todos son esporádicos y de finales de primavera a principios de otoño, organizados gracias a la buena voluntad de los estupendos clubes de que disponemos en Aragón.

Comparémoslo con escalar en el rocódromo Pío Baroja de San Sebastián:

  1. Amplio boulder y rocódromo interior, climatizado y con colchonetas.
  2. Responsable de rocódromo cuidando el mismo a nuestra disposición para mantenimiento, consultas o cualquier ayuda necesaria. Mantenimiento impecable con maillón y cinta express extra de seguridad en el descuelgue.
  3. Entrada única que da derecho a utilizar boulder y rocódromo por tiempo indefinido.
  4. No hace falta estar federado.
  5. Todas las vías tienen las las cintas colocadas así como una cuerda estática pasada por arriba utilizable por cualquiera para escalar de segundo. Incluso si no dispones de arnés o pies de gato, te los prestan gratuitamente, así como cuerdas dinámicas si quieres escalar de primero. Resultado: para ir a probar unas cuantas veces no necesitas gastarte NADA en material. Posteriormente basta con que te compres unos pies de gato por tu propia comodidad e higiene y, si quieres, arnés. El desembolso mayor (cuerda y cintas express) lo pone el rocódromo. El hecho de que las vías tengan una cuerda ya puesta para escalar de segundo te hace evitarte mucho tiempo y disgustos y que te dediques a entrenar. Además, todas las vías están graduadas en conjunto y utilizando sólo presas de un determinado color, con un cartel indicativo en cada una de ellas.
  6. Descuento con la tarjeta de deportes, existencia de abonos anuales a precios razonables y enormes descuentos en abono anual para universitarios.
  7. Cursos de escalada de diferentes niveles durante todo el año entre semana y en fin de semana.

Como vemos, es abismal la diferencia de practicar un deporte como la escalada en cada uno de los dos sitios. Pasamos de una actividad con un coste inicial de más de 200€ (más renovación de la cuerda cada 5 años, etc.) + 80€ anuales y unas instalaciones exteriores y más que dudosas en Zaragoza que practicamente sólo permiten practicar el deporte de finales de primavera a principios otoño, a una actividad "de verdad" en San Sebastián: barata, sin necesidad de inversión en material, supervisada y practicable en muy buenas condiciones durante todo el año, cursillos incluidos.

Es más que normal que muchísima gente se anime a probar, en primer lugar, y a seguir practicando de manera continua este estupendo deporte. Un 10 para la escalada en San Sebastián y un 0 para Zaragoza.

Lo único bueno de iniciarse a escalar en Zaragoza es que aprendes a buscarte la vida tú mismo: a apretar presas con tu propia llave allen, a descender y quitar las chapas en una vía en la que no puedes continuar, a plegar tu cuerda una y otra vez, a reforzar o crear una reunión porque te da miedito la que hay en la vía... Así como, por supuesto, escalar en condiciones extremas: bajo cero, a cuarenta grados, con el rocódromo mojado o en la semioscuridad.

Vamos, que del rocódromo a la roca hay un paso.

2 comments:

cuentista said...

¡Pues vaya diferencias, desde luego! ¿Por poco más de 100 euros acceso a todos los polideportivos y sus instalaciones? ¡Increíble! El abono anual a la piscina a mí ya me ha costado más de 100 euros... y si quieres acceso a gimnasio, tienes que comprar aparte, por más de 300. La diferencia es increíble. Por eso aquí mucha gente opta por gimnasios, etc. privados, porque la diferencia de precio es mínima.

No comento en escalada porque no conozco, pero según lo describes, es más de lo mismo

Betawriter said...

Pues sí, así es. Aquí están los precios: http://www.donostia.org/info/ciudadano/d_kiroltxartela.nsf/vowebContenidosId/NT000008FE?OpenDocument&idioma=cas&id=A500158644280&doc=D

Permite entrada a piscinas cubiertas, descubiertas, gimnasios, pistas de atletismo, velódromo, trinquete y sauna. Y con grandes descuentos para pistas de tenis, pádel, squash, frontón, rocódromo, cursillos...