28 January 2011

Eduard Punset, ¿divulgador o divagador?


ADVERTENCIA: Este artículo es el original y no tiene nada que ver con el copy-pasteado y muy difundido "Desenmascarando a Eduard Punset", al que fue añadido de una manera más que dudosa y sin permiso del autor ni cumplir con la licencia del texto. Más información aquíDespués de este artículo ha habido algunos otros sobre Punset. Puedes encontrarlos aquí.

--

Hace tiempo, una persona a la que aprecio mucho me regaló el libro de Eduard Punset titulado "El viaje al amor". Y a las 15 ó 20 hojas leídas tuve que dejar de leerlo. Me pareció un discurso político. Espeso, confuso, demasiado seguro de lo que decía. Incluso mal escrito. Desde entonces está guardado en un cajón y no he vuelto a interesarme por Punset.

Pero recientemente alguien me pasó un enlace a una colección que va a presentar junto a un periódico, donde respondía a ciertas preguntas de lectores. Y eso hizo que este post fuera inevitable.

La primera empieza así:
Pregunta: ¿Por qué recomendaría leer los libros de la colección 'Claves de la Ciencia' que ofrece El Mundo desde el próximo domingo? ¿Están escritos para cualquier lector o hay que tener conocimientos previos sobre la ciencia?
Respuesta: A veces olvidamos la presencia inusitada del pensamiento natural en la vida cotidiana, quiero decir que, en la confrontación amorosa entre el pensamiento dogmático y el científico, la colección es un gran paso adelante. Hay muy pocos ejemplos de grandes eventos de divulgación científica, y esta colección justamente ha tomado en consideración la necesidad de conciliar entretenimiento y conocimiento.
¿Cómo te quedas? ¿Podrías explicar ahora con tus propias palabras qué significa la respuesta a tan claras y sencillas preguntas? Es decir, ¿por qué leer la colección y a qué publico va destinada? A partir de ahí plantéate si tu comprensión lectora es inferior a la de un niño de primaria o es que, realmente, Eduard Punset no ha respondido en absoluto a la pregunta.

Ésa es la tónica de Eduard Punset en toda su obra. La divagación, el ejercicio pseudoliterario gratuito, las contradicciones. Todas las cualidades opuestas a la ciencia y su divulgación.

Punset, abogado y economista, de profesión político

Creo que la gente no tiene ni idea de quién es Eduard Punset. Y, cuando se lo cuentas, no le interesa. Es más, le da exactamente igual.

Eduard Punset no es ni ha sido jamás científico, ni nada remotamente parecido. Es abogado, economista y se ha dedicado toda su vida a la política como profesión. Fue consejero de economía de la Generalitat y eurodiputado, entre otros. Ha pasado por los partidos políticos UCD, CiU, CDS y creó el suyo propio.

Cierto día, ya bien entrado en edad y con su carrera política cuasi-finalizada, decidió dedicarse a la divulgación científica. Cual nuevo hobby de alguien que se acaba de jubilar. Su trayectoria previa y sus influencias políticas explican cómo un abogado y economista ha conseguido convertirse en el divulgador por excelencia del país. También lo explica que nuestro país sea España, por supuesto.

No hace falta ser un lumbreras para descubrir que a Punset lo que le gusta es hablar y opinar, no divulgar ciencia. Por ejemplo, los expertos en biología molecular apenas saben cómo funciona el cerebro. Siquiera dónde reside la memoria ni cómo se transforma la memoria a corto plazo a memoria a largo plazo. Y todavía se sigue estimulando con electrodos diferentes zonas del cerebro para ver qué funciones desempeñan, porque ni se sabe con certeza, ni parece que sea exactamente igual en todas las personas.

Pero Punset habla con toda tranquilidad y bajo la completa complicidad de toda la comunidad científica que permanece callada en la sombra por miedo a decir las cosas claras (típico de nuestro país), de en qué consiste y dónde reside el amor o la felicidad. De la interconexión del cerebro con máquinas, o incluso de su transplante y reprogramación, como vi en uno de sus programas una vez hace años.

Punset cree que sentarse al lado de un científico y hablar con él te convierte a ti también en científico, como ocurre en la política. Que la ciencia se contagia, como las influencias. Es entre ridículo y vomitivo escuchar cómo Punset habla en plural, con cierto aire elitista, en algunas de sus entrevistas con científicos de prestigio, atreviéndose a decir "¿qué le decimos a la gente?". Es curioso también, cómo se sitúa él como protagonista y utiliza al científico para confirmar lo que quiere decir, llegando a hablar más rato él que el entrevistado. Pero, ¿a quién le extraña? Punset es un político.

Punset como líder de masas

Pero, tras esa cara de viejecito entrañable, se esconde un imperio mediático dirigido por un político versado en letras que, me atrevería a decir, se sirve de la ignorancia general de la gente e incluso de sus miserias, sus ilusiones y sus problemas personales para captar la atención de las masas.

Es por eso que siempre habla de los temas universales: la felicidad y de amor, temas tradicionales de la filosofía o las artes y jamás de la ciencia. Es por eso que ha empezado a introducir temas de dudoso rigor científico, pero que gustan y atraen la atención de la gente: energía, chi y telequinesis. Es por eso que ha entrevistado a Uri Geller.

Es por eso que la ciencia siempre ha tratado sobre lo que se puede medir, cuantificar y verificar, pero Punset siempre habla sobre todo lo contrario. Es por eso que la ciencia se ha basado siempre en el escepticismo y Punset espera credulidad y fe ciega de su público.

Y es por eso también que su fundación ofrece apoyo psicológico online. Éste es el tipo de divulgación que ofrece recientemente Punset y el tipo de preguntas a las que pretende dar respuesta:

"Mi pareja y yo tuvimos un negocio que fracasó. Ahora trabajo a tiempo parcial, y me siento sola, sin ánimos. Y lo que hace mi pareja tiende a irritarme, no me siento comprendida, ni valorada, ni apoyada en mis necesidades."

Punset quiere erigirse como un líder mediático, un gurú, una persona admirada por masas incondicionales. Punset dará lo que las masas piden mientras siga recibiendo protagonismo, tiempo y, por supuesto, dinero. No le importará que le llamen Eduard, Eduardo o Edward. Pero, nuevamente, ¿a quién le extraña? Punset es un político.

Es por eso que Punset dice: El amor es el sentimiento más antiguo del mundo. "Tiene 3.000 millones de años y surgió en el momento en el que una bacteria se preguntó si había alguien más ahí porque no podía sobrevivir sola". Y la gente responde: "Este hombre no solo tiene conocimientos, sino la capacidad de transmitirlos (cosa de la que muchos grandes genios carecen). Yo por lo menos, hable de lo que hable me quedo siempre embobado escuchándole."


Es una respuesta muy ilustrativa del tipo de gente que sigue a Punset. Gente que cree que una persona de letras dedicada a la política metida por hobby a la divulgación al final de su carrera tiene conocimientos científicos. También, que da igual de lo que hable porque siempre es interesante.

Me pregunto qué hubiera pasado si hubiese sido un chaval quien hubiera hablado sobre la fecha de nacimiento del amor y los sentimientos entre bacterias. Cualquiera lo hubiera mandado a paseo. Claro que, si lo dice Punset, la cosa cambia. Es decir, el mensaje y su validez cambian en función de quién lo pronuncia. Cuando lo dice el neófito es una cursilada, un delirio. Cuando es el gurú quien lo pronuncia, toma validez y hasta suena bien. Todo lo contrario a la ciencia, que siempre busca la verdad y a la que poco importa su mensajero. ¿Desde cuándo el protagonista del cuento es el cuentacuentos?

Punset como reflejo de nosotros mismos

Me hace gracia cuando la gente dice que Punset es un buen divulgador. Yo, con mi formación científica, mis más de diez años leyendo divulgación (entre otras muchas cosas) y mis otros tantos escribiendo ciencia y no ciencia en español e inglés soy incapaz de entenderlo. Punset es el único divulgador que me ha hecho no terminar un libro, tirar una revista.

Con Punset pasa lo mismo que con el cuadro pintado por niños de dos años en la feria de Arte Contemporáneo. Nadie se atreve a decir que Punset es un especulador por miedo. Ni siquiera a preguntar, por temor a parecer ignorante.

Cuando no entendamos algo, preguntémoslo y no pensemos que los tontos somos nosotros. Si preguntamos a Punset por qué recordamos unas cosas y otras no, y dónde las almacena el cerebro, y Punset nos responde hablando sobre el comportamiento de las hormigas de Tanzania o sobre la sensación de soledad que experimentó la primera vez que vio una noche estrellada, digámosle que es un divagador, que no tiene ni idea y que vive del cuento. Y, sobre todo, que no ha respondido a nuestra pregunta. ¿Qué tipo de divulgación es esa?

Si Punset suelta una verborrea infumable, digámosle que escribe mal. Si Punset dice una palabra que no conocemos, busquémosla en el diccionario. A la gente le sorprenderá la cantidad de palabras que Punset se inventa para hacerse el erudito. Sí. Punset lo hace.

Digámosle a Punset que no somos tan ignorantes como pretende. Dígamosle que aprenda a escribir, a utilizar el idioma con precisión. Cualquiera que haya escrito ciencia sabe lo duro que es. La ciencia debe ser clara, directa, eliminar todo lo superfluo y acercarse al lector. ¿Realmente hace eso Punset? ¿No pretende acaso que sea el lector el que se acerque a él?

Pero lo más criticable y menos perdonable de Punset: Punset utiliza la palabra "ciencia" para respaldarse, de manera que todo lo que dice sea incuestionable. Punset utiliza la palabra "sabemos" con una frivolidad pasmosa. Con una seguridad que roza la fe. Él mismo se autodenomina divulgador científico, jamás se muestra escéptico, crítico y riguroso, y se lucra y promociona, en muy buena parte, a costa del erario público.

Punset no es más que el reflejo de lo que triunfa en nuestro país.

Opiniones acerca de  Punset

Muchos científicos callan, pero otros no. En la red pueden encontrarse escritos muy bien redactados y razonado sobre por qué Punset es mal, por no decir pésimo, divulgador. También por qué no se le deben perdonar ciertas cosas, por muy anciano que sea y pintas de buenazo con que se venda.

Se puede divulgar ciencia de manera entretenida, pero no todo lo entretenido es divulgación científica.

Aunque hay más, he aquí dos de los que me han parecido sencillamente sobresalientes:
  1. Un comentario en el libro "La razón estrangulada", páginas 421-423, a partir del último párrafo que comienza con "Punset jamás ha ejercido la ciencia". Por cierto, uno de los mejores libros que he leído en los últimos años. Duro pero necesario.
  2. El genial post "Punset y los problemas de la divulgación".
Un par de extractos de los respectivos enlaces:
  1. Punset, además, tiene un inconveniente añadidod que aviva el declive de la ciencia: la opinión pública lo toma como serio. o, al menos, más serio que Iker Jiménez o J. J. Benítez, ambos licenciados en ciencias de la información. La formación en ciencias naturales de los tres es similar. ¿Por qué Punset lo iba a hacer mejor? Pero parte de la sociedad pone una barrera a lo que puedan contarle Jiménez o Benítez. Esa barrera no existe con Punset, que puede deslizar más fácilmente pensamientos anticientíficos. El hecho de que incluya declaraciones de científicos no tiene que implicar que el contenido sea científico. Una verdad a meedias o mal traducida es la peor de las mentiras. ¿Es consciente Punset de su daño a la ciencia? Posiblemente, no. Al contrario: creerá que está haciendo un trabajo loable. La osadía del ignorante siempre ha sido muy grande.
  2. Un tema que encuentro especialmente preocupante en el universo punsetiano y que es lo contrario de la buena divulgación científica es su pasión por convencer, por ser admirado. Antes que buscar la verdad aún a costa del rechazo de cierta parte del público, como hace cualquier periodista, la actitud es más cercana a la de la estrella mediática, el cantante, el actor, el tertuliano de televisión, para el cual todo es sacrificable en aras del aplauso y cuya obligación es tratar de quedar bien con todo el público, gustar a toda costa. Y en esa búsqueda por ser admirado, existe un hilo en su accionar público que sugiere que su contacto con la ciencia y con los científicos le ha aportado una sabiduría trascendental que lo distingue y le faculta para decirle a los demás qué deben hacer, qué deben pensar, no para tener mejores datos, sino para ser felices, para alcanzar la satisfacción personal, con un lenguaje propio de los libros más lamentables, obvios y bobalicones de la autoayuda.
Por supuesto que buena parte de culpa la tiene la comunidad científica, ya lo dice el Elías en su libro. Pero no olvidemos que todo el mundo trabaja por dinero. Y a los científicos nunca les ha sido fácil conseguir dinero. Dejo la pregunta en el aire ¿a quién le es más fácil conseguir financiación y apoyo en los medios?, ¿a un científico al que recortan los proyectos de investigación cada año, o a un exconsejero de economía de la Generalitat y eurodiputado?

Actualización: Si quieren ver lo altruista del querido Punset y su fundación sin ánimo de lucro, fundada por él, Pío Cabanillas del Partido Popular y un co-fundador del diario "El Mundo", pregúntenle por qué ocupa 16 cargos y se subcontrata a sí mismo y a su hija. Toda la información aquí.

Enlaces de interés

Como aportación positiva, algunos enlaces de personas que considero buenos divulgadores científicos recientes, cada uno a su manera.

Manuel Toharia. Un ejemplo a seguir de aquí, de la casa.

Carl Sagan. Aparte de su famoso libro "Cosmos", también realizó una serie de televisión. Antigua pero igual de vigente y por cierto con una nueva edición en DVD a precio ridículo. Divulgación de la mejor especie. He aquí un ejemplo de un capítulo acerca del origen de la vida, la evolución y la selección natural. Algo que apuesto a que muchísima gente desconoce y es más maravilloso que la punsetada más extravagante.

James Randi. Un antiguo ilusionista que ahora se dedica a poner a prueba y desacreditar a embaucadores de todo tipo. Tiene vídeos sencillamente excepcionales. En éste se resume el tipo de trabajo que realiza. En éste pone a prueba el movimiento de objetos con la mente bajo condiciones controladas. En éste otro explica cómo funciona la homeopatía.

Richard Dawkins. Biólogo, autor del libro "el gen egoista" y de varias clases magistrales del profesor que a todo estudiante le hubiera gustado tener. También tiene varios documentales cortos (disponibles en youtube) acerca del daño que hace la fe, la religión y el pensamiento irracional. Esos documentales son sencillamente sobresalientes. Aparte de "los enemigos de la razón" hay muchos más, y muy interesantes.

Saludos.

15 comments:

Anonymous said...

Otro que se sube a un carro que no es el suyo.

madelen said...

En un principio yo también admiré a Punset. Estamos sedientos de otros tipos de programas, pero poco a poco yo he ido pensando esto que nos vienes a enseñar.
Nos informamos muy poco y nos quedamos sólo en las ramas .

Vicens Jordana said...

A ver, seamos justos, redes es uno de los pocos programas de divulgación científica en España que nos brinda la oportunidad de escuchar a científicos de prestigio. sí, que es cierto que a veces te saltan los ojos de las órbitas cuando ves las conclusiones a las que llega punset a partir de lo que se ha dicho, y te preguntas si ha escuchado lo mismo que tú.
El hombre le pone tanto empeño en hacer atractivas las ciencias que se pasa un par de pueblos y convierte sus palabras en puro sensacionalismo televisivo. pero que nadie se equivoque Punsed no es un divulgador científico, es el presentador de un programa de divulgación científica, que no es lo mismo, si mañana se retira pueden poner en su lugar a cualquiera que sepa leer un guión y que tenga un poco de feeling televisivo y funcionará igual o mejor, creo que buenafuente lo haría bien jeje.
Que el hombre se aprovecha de el prestigio que le da el programa, pues claro, quien no quiere un poco de fama al final de su vida, y cuando da su opinión tampoco miente tanto, simplemente no dice nada. A mi me cae bien, es entrañable, pero admirarlo? no. Como mucho me da envidia la gente a la que conoce haciendo el programa.

Anonymous said...

Felicito a la autora/autor de este post. ¡Ya era hora de que alguien pusiera los acentos donde corresponde con el Sr. Punset! Voy a dar difusión al post porque son much@s, un@s por jóvenes y otr@s por desmemoriad@s, l@s que siguen al citado señor. Si quiere hacer "sus programitas" que los haga pero que la audiencia sepa a quién tiene delante. ¡Salud!

Jaume Sisa said...

Como científico y dado que creo que la divulgación de la ciencia es imprescindible como parte de la cultura, me parece penoso que Punset se haya convertido en el icono de la divulgación. Lo que dice Vicens es el típico mensaje de aceptación por el que se "perdona" a Punset sus majaderías seudo-científicas. No sólo es confuso, sino que comete constantes errores, algunos de bulto y otros peligrosos:

El famoso fósil de Australopitecus afarensis Lucy "tiene 2 millones de años y era como un chimpancé", En realidad este fósil clave en la evolucón tiene casi cuatro millones de años y la comparación con el chimpancé es una barbaridad.

Las células primitivas originales "espiroquetas" ...??? Las espiroquetas son bacterias muy evolucionadas que actúan de parásitos en humanos y otros grupos, asi que surgieron cientos de millones de años después.

Las primeras células que "inventaron el amor"... es una historia patética y de lo más errónea conceptualmente, especialmente cuando nos suelta aquello de que una célula "empezó a decir "hay alguien"" porque "no quería estar sola". No se como hay que etiquetar una chorrada así, pero anti-evolucionista es una posibilidad. Además, esa reducción de la complejidad de lo que llamamos amor a las bacterias es simplemente ridícula y anti-científica.

Y luego están sus interpretaciones extremas de los experimentos psicológicos, que tal y como se comenta en el blog, Punset suele citar como si los hubiera hecho él mismo. En ocasiones concluye que ciertos comportamientos mostrados por niños son determinantes de lo que harán como adultos. Un determinismo que deberíamos superar y que tiene poco que ver con la realidad.

En suma, REDES podría ser un gran programa. El equipo de Punset hace que los contenidos sean de calidad y los entrevistados suelen ser buenos (con excepciones flagrantes) pero las entrevistas suelen divagar sin mucho rumbo. Los libros de Punset? Ademas de la trampa del titulo de "autoayuda" está un discurso infumable.

Sería bueno que esta crítica pudiera servir para que las alternativas salieran adelante, pero se por experiencia que ahí esta el problema: a menos que se uno el hombre del tiempo o tenga buenos contactos, es muy difícil que un buen divulgador adquiera la visibilidad que estos no se merecen.

Betawriter said...

Coincido completamente con Jaume. Carlos Elías cuenta algunos otros errores garrafales que han salido de Punset (que harían suspender a un chaval de secundaria), especialmente en temas de primates homínidos. Pero con lo que se humillaría en público a un adolescente, cuando lo dice Punset, "da igual".

¿Interesa la ciencia y la divulgación, o el personaje entrañable y las pajas mentales? No tengo nada contra lo segundo, pero cada cosa tiene su nombre. Y respaldarse y escudarse en "la ciencia" como argumento inapelable no sólo es aberrante, sino que es no entenderla.

Anonymous said...

Te ha faltado decir que mayormente fué un político de AP (PP). Mienten más que hablan.
Espero que tu omisión no fuera sibilinamente voluntária.
En todo lo demás, completamente de acuerdo.
FiboNacho.

Betawriter said...

La vida politica de Punset no la conozco; está sacada rápidamente de la Wikipedia(tengo cosas mejores que hacer). No me pareció ver nada relacionado con AP o PP, pero quizá faltase esa información. Si es así, mis disculpas. En cualquier caso los partidos en los que militó es lo de menos...

Anonymous said...

Es curioso. Yo había conocido de Punset siempre su faceta de político (a parte de que hice desde su bufete "lobby" a favor de la dictadura de Guinea Ecuatorial) con lo que siempre me pareció un abrazafarolas. Lo sorprendente es que toda la gente con la que he hablado del tema piensa que nació el mismo día que emitieron Redes... La memoria es muy mala. En cuanto a lo de AP, yo creo que no estuvo, pero no descartaría que en algún momento fuera en alguna coalición de las de antes de la refundación del PP.

Ismael Fancito. said...

Los historietistas de la revista El Jueves hace mucho que le asoman el sobaco. Ya protagonizó una historieta de científicos locos y zombis. O monos mutantes. Hasta estaría bien que algún editor aprovechara el tirón publicitario del figurín y sacase un recopilatorio mezcla de historietas y humor gráfico. Pero tendría que ser en formato libro, para engañar, además, aprovechando esto del pan y el título de su libro, podrían titularlo El viaje del sabor; la portada tendría que ser un fotochorreo, al estilo del TMO, cambiando la peluca punsetera por un acordeón de rebanadas de pan de molde.

viñeta de Miquel Gras

Lo que más relincha es ver como Redes se las lleva todas y, en cambio, ahí está todo lo que han recortado al mítico La aventura del saber (Manuel Toharia colaboró durante muchas temporadas en este último programa). Seraguramente, no lo sé, que en RTVE no huelan un duro de los productos de Redes así que no imagino cómo pueden rentabilizarlo.

Anonymous said...

vaya cortada de rollo este post. Dejé de ver la tele hace muchos meses porque no me gustaba el contenido, y ahora que habia encontrado almenos un programa que me gustaba: redes, va y leo este post...
Lo cierto es que empezaba a tener a punset en un pedestal, y leer este post me ha hecho reflexionar en ello e ir con mucho cuidado con lo que veo en su programa y leo en sus libros... Gracias a pesar de no compartir todo lo que dices sobre Punset.

Casimiro Jesús said...

Totalmente de acuerdo contigo y con la razon estrangulada de C. Elías, con el que tuvimnos el placer de compartir reflexiones en Córdoba en el 2008. Cuando veo a Punset hablando con Damasio o Pinker me da coraje de que no permita a estos neurocientíficos que se expalyen.

Long John said...

¡Vaya! Esto explica muchas cosas. Pequeños detalles que me chocaban de Punset (y no me refiero a lo del pan Bimbo). Cuando he visto alguno de sus programas, sus temáticas me han parecido muy interesantes y su modo de hablar la verdad es que te embelesa, pero no me había pasado inadvertido ese excesivo optimismo y ese pensamiento de que, en breve, la ciencia va a conseguir logros fabulosos para el bienestar de la humanidad (si antes tenía dudas, ahora las tengo todas). También había advertido un excesivo personalismo y ese hablar cuasi-mayestático, pero lo achacaba al inflado ego que suelen tener muchos investigadores universitarios y gente afín, ¡y resulta que no es nada de eso!

No sabía de dónde había salido este personaje (pensaba que era un científico jubilado o algo así), ni me había preocupado mucho, la verdad, y resulta que es el Punset que me sonaba de la política catalana.

No obstante todo lo dicho, sus programas de televisión, al menos los que yo he visto, entre los que no está el de Uri Geller, me siguen pareciendo interesantes. Lo único, que habrá que filtrar un poco más la información, sobre todo la que provenga de Punset, y habrá que calibrar más finamente el chivato del pensamiento crítico. Y es que desde el programa del Dr. Miravilles de mi infancia (mi madre me decía que no lo viera, que luego me picaba todo el cuerpo si salían imágenes de bichos) no han abundado mucho los programas televisivos de divulgación científica medianamente seria.

Con respecto a Manuel Toharia, a veces le he pillado en meteduras de pata más o menos considerable en temas que conozco, a la vez que habla con una suficiencia y una autoridad desmesuradas, especialmente cuando critica algo. Comprendo que un divulgador científico no puede dominar todas las disciplinas de las que habla, pero puede hacerlo con un poco más de humildad y en un tono un poco más suave. No en vano, la ciencia ha ido avanzando a lo largo de los siglos a base de discutir sobre teorías confrontadas; la verdad única e indiscutible en ciencia es algo que sólo se alcanza a largo plazo. Pero lo que no le perdono a Manuel Toharia es que haya sido abanderado de la negación o, cuando menos, de la minusvaloración del cambio climático y de la influencia que el ser humano está teniendo en ello. Y esto, habiendo sido el hombre del tiempo, tiene huevos. En los últimos años que le he escuchado en la radio ha moderado mucho su discurso en este tema, como no puede ser de otra manera, puesto que casi nadie niega ya las evidencias (lo que decía más arriba de que normalmente el consenso en ciencia se alcanza tras muchos años de discusión).

Muy buen artículo Betawriter. Saludos.

Betawriter said...

Muchas gracias por tu comentario Long John.

Me alegro de que disfrutes con los programas de Punset. Cierto que algunas entrevistas son curiosas, pero las preguntas que plantea Punset, en general no me parecen interesantes. Me parecen demasiado cercanas a la autoayuda más burda, y creo que hace tiempo que desgastó el tema. Pero cierto es que tampoco lo he seguido apenas porque, sinceramente, no he podido.

No conozco demasiado a Manuel Toharia ni sus opiniones, pero lo que he visto de su faceta como divulgador me parece bueno, porque incita a la gente a hacerse preguntas, a tener curiosidad, a buscar las respuestas y a no conformarse con cualquier cosa. O sea, ciencia.

Punset hace todo lo contrario, acabando al final siempre en el resbaladizo terreno de la "felicidad". Desprende ese matiz que, como político que es, todos ellos utilizan: parecer que tienen un secreto que sólo compartirán con "los fieles" y que se irá desvelando poco a poco. ¿Entretenido? ¿Interesante? Puede que sí (para gustos los colores? Pero venderlo como "científico" o "divulgación científica" no me parece apropiado.

Saludos.

Anonymous said...

Excelente articulo!!!! felicitaciones